La espiral en descenso de Kodak ya es conocida por todos. La gran compañía pionera en películas fotográficas es una sombra de lo que solía ser, y esto está evidenciado por el cese de producción de muchos de sus productos. Uno de ellos, la película Plus-X 5231, dejó de fabricarse hace años. Y lo último que veremos en el mundo de su accionar está plasmado en la película The Ghastly Love of Johnny X, un corto cinematográfico filmado por Paul Bunnell.

Para poder hacerse con la película, Bunnell compitió con algunos nombres importantes. Por ejemplo, los realizadores de la película El Artista también estaban interesados en obtenerla. Poco después de que Bunnell comprase la Plus-X, sus competidores llamaron a Kodak para obtenerla. Sin embargo, Bunnell ya tenía en sus manos los últimos 90 mil pies de película sin exponer existentes en el mundo.

Bunnell quería usar sí o sí esta película, y logró obtenerla justo a tiempo. No es lo último que veremos de Kodak en cuanto a películas blanco y negro para cine: la compañía sigue produciendo la Tri-X, según reporta un historiador de cine en una entrevista con el LA Times. Sin embargo, la elección favorita de los cineastas siempre fue la Plus-X, dado que cuenta con una mejor estructura granulada y más definición.

Hoy en día, las películas monocromáticas han «pasado de moda», por lo que entendemos que la producción de la Plus-X ya no sea algo rentable para Kodak. Algunas de los últimos filmes en ser filmados con esta película fueron The Elephant Man, de David Lynch, Manhattan de Woody Allen y Raging Bull de Martin Scorsese, entre otras.

The Ghastly Love of Johnny X se estrenará esta semana en el festival Dances With Films en Hollywood.

Foto: David Crane para el LA Times