Hace algunas semanas les presentamos una guía para facilitar la lectura de comics desde el iPad. Allí mencionábamos que el iPad nos ofrece un formato cómodo para leer comics, gracias a su diseño -no podemos negar que el iPad casi parece la página de una historieta en sí-. Sin embargo, vamos a asumirlo: no todos tienen un iPad, y para disfrutar completamente de nuestros títulos favoritos, a veces tenemos que leerlos desde el ordenador.

La verdad es que leer comics desde la computadora dista de ser ideal, no podemos disfrutar, por ejemplo, de una narración no lineal que no siga el orden de los paneles, no podemos comprender por completo una doble página, y muchos defectos más que tiene este método de lectura. Sin embargo, a veces es la opción que tenemos. Algunos de los títulos lanzados por las grandes editoriales llegan a casi todo el mundo, pero si nos interesa leer un comic independiente o de una editorial más pequeña, vamos a tener que descargarlo.

Antes de comenzar, vale aclarar que este post está dirigido a los “novatos” en el mundo de los comics. Los más veteranos, en su avidez por leer los últimos títulos, seguramente ya habrán probado todas las recomendaciones que se leerán a continuación. Pero no por eso no pueden disfrutar el post: al contrario, pueden aportar más conocimiento en los comentarios. Dicho esto, comenzaremos con el formato con el que cuentan los comics online.

El formato

Si bien podemos conseguir algunos títulos en PDF, lo más probable es que nos topemos con algunos formatos que son propios de los comics. Estamos hablando de determinadas extensiones de archivos que para abrirse necesitarán de un software especial. La idea principal de este tipo de archivos surge de uno de los lectores que vamos a recomendar más adelante, CDisplay. Se trata de imágenes secuenciales, fundamentalmente PNG o JPG, que se almacenan en un único archivo.

Para que podamos explicar un poco mejor. Cuando descargamos un comic en JPG, por ejemplo, vamos a encontrarnos con un archivo por cada página escaneada (si es ese el caso). Si un JPG es una página, un CBR -tal es la extensión más popular de los comics online- es un libro.

Las dos extensiones más populares de archivos de comics con CBR y CBZ. La diferencia fundamental entre ambos es que CBR ha sido comprimido en un zip, mientras que CBZ ha sido comprimido en un rar. Hoy en día, la mayoría de los lectores pueden leer ambos formatos por lo que no tenemos que preocuparnos demasiado por el formato en el que los descargamos. Algunos lectores incluso pueden leer grupos de JPGs si se arrastran todos al mismo tiempo al programa. Esto es, esencialmente, lo que hace un CBR.

Los lectores

Un software lector de comics es, como se imaginan, un programa capaz de leer archivos CBR o CBZ. Cada uno de estos programa cuenta con funciones que van más allá de la simple lectura de la imagen, sino que son avanzados y dedicados a una tarea específica. Si son usuarios de Kindle, por ejemplo, las funciones son bastante similares: podemos avanzar y retroceder las páginas, pero además podemos ir a la primera o última página, imprimir, hacer zoom en determinados paneles para apreciar mejor el arte, y más.

Con el correr del tiempo los lectores también se han ido modernizando al mismo tiempo que la calidad de los archivos. Por ende, algunos son capaces de leer también los archivos XML que se encuentran insertados dentro de los CBR, así como archivos de texto que se incluyen en la compresión para ofrecer más información sobre un determinado título, como por ejemplo, historias adicionales, datos del autor, etcétera.

Como dijimos, es un post orientado a principiantes, por lo que ofreceremos la recomendación de un programa para cada sistema operativo. Por supuesto, existen muchos más, pero estos son los que consideramos los mejores. Comenzaremos con la plataforma más usada en el mundo, Windows. Nuestra recomendación es obvia: el software pionero, CDisplay, nos ofrece todo lo que podemos necesitar para leer comics desde la computadora. Es intuitivo, no es demasiado complicado y no cuenta con una interfaz con demasiadas florituras. Punto importante: es gratuito, así que no tenemos que hacer una inversión para usarlo -hay otros lectores de pago-. Para comenzar a leer, es una opción ideal.

Para Mac OS X, ComicBookLover es una buena opción. Es de pago, pero podemos usar una versión demo que nos deja disfrutar de todas las características del programa con la excepción de una marca de agua en la esquina inferior izquierda. Usualmente no es demasiado molesto, pero en una página con muchos paneles y cargada con diálogos, nos puede hacer perder algunas partes importantes. Para solucionar esto, se puede comprar. Nuevamente, ComicBookLover, como su colega de Windows, es intuitivo, cuenta con shortcuts de teclado fáciles de aprender, pero cuesta acostumbrarse (sobre todo si venimos de CDisplay). Simple Comic es un lector para comics open-source que es muy utilizado, sin embargo, no hemos tenido la oportunidad de probarlo.

Finalmente, nos queda Linux. Uno de los más recomendados para esta plataforma es Comix, también un emprendimiento open-source. Nos permite hacer las funciones básicas para leer comics que describimos anteriormente, adelantar y retroceder, ir a la primera o última página, y hacer zoom en los paneles.

Dónde descargar

Ahora sí, ya nos hemos equipado como corresponde. Necesitamos unos buenos comics para leer. Y nos vamos a sincerar. A veces la oferta de comics online no es tan ideal como nos gustaría. Y eso nos hace recurrir, bueno, a opciones menos ilegales. Aunque recomendamos apoyar completamente a los artistas (sobre todo los ilustradores independientes que tienen trabajos geniales a la venta), tampoco vamos a negar que en The Pirate Bay hay una colección impresionante de comics completos para descargar en varios formatos.

¿Pero qué hay de las opciones legales? No es que existe un Amazon para los comics online. Hay varias tiendas que nos ofrecen descargas, incluso las mismas editoriales lo hacen, así que vamos a repasar las mejores opciones. En un portal titulado simplemente The Collins Compendium of Free Comic Books (a veces, lo más directo funciona mejor) encontraremos una variedad de números gratuitos para descargar de diferentes editoriales, como Dark Horse, Marvel, DC, y más. A veces estas descargas son algo engañosas, porque solamente nos ofrecen el primer número para “engancharnos” o requieren que instalemos un lector adicional, como por ejemplo los de Dark Horse.

ComiXology es una de las grandes tiendas online de comics, y cuenta con la ventaja de tener un catálogo súper extenso para todos los gustos. No solamente vamos a encontrar los títulos más masivos y conocidos por todos, sino que además hay una buena cantidad de autores y editoriales indie que no tienen desperdicio. Hay que saber cómo buscar, y saber qué queremos (y esto, estimados, se logra solamente leyendo y leyendo). La única desventaja es que tenemos que leer los comics dentro del propio portal, por lo que no podemos accederlos cuando estamos offline, ni podemos elegir qué lector usar. Comixology es una gran forma de leer comics pero nos quita la libertad de elección.

En cuanto a tiendas españolas, en nuestro último post sobre comics el lector Marcus nos recomendó echarle un vistazo a tiendas como Koomic y CIMOC. Las hemos probado y también están excelentes. Y, por supuesto, tienen la ventaja de estar en nuestro propio idioma.

Finalmente, las editoriales más importantes como Marvel o DC cuentan con sus propios servicios de venta online, y aunque dejan mucho que desear, son viables. Mi recomendación en estos temas es que, al tener una distribución muy grande, hasta es posibles conseguirlos en papel en nuestra comiquería amiga. Con los títulos independientes sucede otra cosa, por lo que tenemos que recurrir a Internet. Y para eso, ComiXology, en mi opinión, es la más recomendada.

Una nota final

Me encanta leer comics online, y viviendo en Argentina, no hay mucha oferta de títulos independientes (internacionales). Pero vamos a admitir que la emoción de comprar una nueva revista, devorarla en pocos minutos y luego guardarla en una bolsa especial para que no se dañe -en serio, ¿no tienen las bolsitas? Corran a comprarlas- no se iguala a nada.

Foto: Boutiques and Geeks