Se ha llegado al extremo de grabar un vídeo musical con un iPad (más que todo por marketing), también se ha grabado publicidad con un iPhone, incluso sesiones de fotos de estudio, pero lo que ha hecho Hooman Khalili va más allá de lo que aficionados de crear contenido visual y audiovisual hicieron hasta la fecha. Hoy día es poco lo que no podemos hacer con la tecnología, gracias a los avances podemos crear grandes obras con poca inversión y, con ingenio, tal vez un Film (o largometraje) como Olive.

Olive es el primer largometraje que se ha filmado completamente con un smartphone, específicamente con un Nokia N8, su lente Carl Zeiss y los 12 megapíxeles. A pesar de contar con la inversión de Chris Kelly (encargado de la privacidad en Facebook hasta 2010), el Film se mantuvo independiente y con pocos recursos. Los directores Hooman Khalili y Pat Gilles, en el detrás de cámara, comentan que tuvieron que modificar el equipo para mejorar el control de la óptica y lograr un mejor enfoque, además del balance de blancos.

Olive se estrenó en diciembre del año pasado y se basa en la historia de una joven de 12 años que no puede hablar, pero que sin hacerlo puede cambiar la vida de las personas a su alrededor. El proyecto salió de Kickstarter y dentro de poco lo podríamos ver variedad de festivales, incluso más allá.

Además de lo interesante que resulta saber que este largometraje se filmó con un smartphone, me parece que la intención es demostrar que también se puede hacer buen cine con equipos que no cuesten un fortuna. La tecnología está allí, queda de cada quien buscar la manera de utilizarla como mejor lo beneficie.

A continuación tienen cinco minutos del fFilm que se creó con un Nokia N8 y que fácilmente se convierte en candidato al Óscar.

Vía: Nokiaconnects