Adobe Shadow es un curioso sistema, enfocado a desarrolladores web, que lleva algún tiempo disponible en el mercado. Consta de tres partes: Una extensión Chrome, Adobe Shadow Helper, un cliente de escritorio, y las apps / clientes de Android e iOS, con las que se comunica. Por supuesto, las aplicaciones de escritorio están disponibles tanto para Mac, en formato DMG, como para Windows, en formato MSI, y su instalación es la habitual en este tipo de paquetes. Respecto a los clientes móviles, está disponible la versión estándar para iOS, Android y también una específica para la variante del sistema de Google que utiliza Amazon Kindle Fire, tal vez la tableta Android más popular.

Para acceder a todas las descargas basta con acceder a la extensión Chrome e instalarla. Después se nos mostrarán enlaces al resto de descargas.

Y ahora, los puntos básicos y filosofía de Adobe Shadow. Primero, hay que asegurarse de que todos los dispositivos que queremos conectar comparten la misma red, es decir, están por ejemplo conectados a nuestra red local de casa o de la oficina. Segundo, hay que utilizar la función de descubrimiento en las aplicaciones móviles, o tal vez, si somos usuarios más avanzados, introducir la configuración de forma manual. Basta con introducir datos básicos como dirección IP , más tarde se nos mostrará una clave para asegurar la conexión y para que pareemos navegador y dispositivo(s).

¿Y qué podemos hacer con Adobe Shadow? Pues básicamente conectar todos nuestros dispositivos al ordenador, y al navegador, con el fin de navegar de forma sincronizada, algo ideal sobre todo para desarrolladores web que traten de depurar sus sitios o mejorar las posibilidades de los mismos. Por ejemplo, podemos abrir una consola de depuración HTML que además incluye JavaScript y CSS y ver cómo se comportan en los diferentes dispositivos.

El punto negativo es que necesitamos el cliente Windows / Mac aparte de la extensión Chrome, pero es que la conexión entre dispositivos no es algo que se pueda conseguir de manera sencilla. Además de lo mencionado, podemos optar por utilizar autenticación HTTP, o incluso tomar capturas de pantalla en los diferentes dispositivos de forma automática, y acceder a ellos desde el computador.