Para el que no lo sepa, decir que DNSChanger es un malwaredel que ya se ha hablado mucho, y pese a tener bastante tiempo y ser un problema ya solucionado en el que se llegaron a arrestar a los principales encargados de la “estafa”, siguen siendo muchos los ordenadores infectados. Y la citada “estafa” no es otra que la redirección, gracias al cambio que producía el código malicioso en las DNS, a sitios que a su vez podían contener código malicioso.

Por eso es una buena noticia que Google, en un intento por ayudar a esos miles de personas (se calcula que aproximadamente medio millón) que usan los servidores temporales, puestos por el FBI en un intento de dar servicio a los afectados, y que se pusieron en marcha cuando se produjeron las detenciones, haya decidido avisarles, para así prevenir que queden desconectados cuando se retiren el próximo 9 de julio.

¿Y cómo lo hará? Pues mostrando un mensaje de advertencia en gran parte de sus servicios, solamente para los afectados, y además en el lenguaje de los mismos, con el fin de redirigirles a información que solucione su problema. Y es que del medio millón de computadores afectados, al menos la mitad se encuentra en un idioma diferente al inglés. Bien por Google.

Respecto a la iniciativa, decir que en este caso se está avisando al usuario sobre un problema digamos técnico, pero, ¿Cuántas personas llegan hoy en día a esos servicios de Google, los cuales incluirían por cierto la búsqueda? Un buen trozo del pastel que supone Internet, seguramente, y algo que nos da que pensar con qué pasaría si Google decidiera posicionarse a un lado de la neutralidad en la red, o incluso incluir algún tipo de mensaje de otra índole, como por ejemplo política. ¿Tendría problemas, pese a ser una empresa privada?

Imagen: TomSystems