Tabletas y lectores de libros electrónicos han cambiado la forma que tenemos de acceder a la información impresa puesto que condensan, en un aparato que cabe en nuestra mano, gran cantidad de libros, revistas o artículos que impresos en papel ocuparían bastante espacio físico (además del consiguiente gasto en impresión). Dado que el contenido es digital y, por tanto, no se requiere impresión y se reducen los gastos de distribución, el acceso al contenido se hace más barato en precio, permitiendo al usuario acceder a más títulos y opciones.

Una de las empresas que ha revolucionado el mercado de los libros (y del comercio electrónico en general) es Amazon que en el año 2007 también se lanzó al mundo del libro electrónico desarrollando su propio lector, el Kindle. En estos años, el dispositivo de Amazon ha ido evolucionando hasta llegar a la cuarta generación, momento en el que la compañía ha aumentado la familia del Kindle para ofrecer al usuario cuatro modelos: Kindle (modelo básico), Kindle Touch (pantalla táctil), Kindle Touch 3G (pantalla táctil y conexión 3G) y Kindle Fire (tableta).

Coincidiendo con la puesta a la venta en España, pasamos unos días probando el Kindle que, las pasadas navidades se convirtió en uno de los dispositivos más regalados durante la campaña y que creo que está contribuyendo en gran medida al desarrollo del mercado del libro electrónico en España (que históricamente ha sido siempre algo reacio a su adopción). A finales del mes de abril, Amazon ponía a la venta en España el Kindle Touch, su lector de libros electrónicos con pantalla táctil y, tal y como prometimos, hemos pasado unos días utilizándolo para evaluar la experiencia de lectura con este dispositivo.

Ficha técnica

  • Pantalla de tinta electrónica de 6 pulgadas multi-touch display
  • Resolución de 600×800 píxeles, densidad de 167 ppp y 16 niveles de grises
  • Medidas: 172 mm x 120 mm x 10.1 mm
  • Peso: 213 gramos
  • Capacidad de unos 3.000 libros o 4 GB de memoria interna (aproximadamente 3 GB disponibles para el usuario).
  • Conectividad: Wi-Fi b/g/n
  • Batería: si no se usa demasiado la conexión Wi-Fi puede llegar a superar el mes de autonomía utilizándolo una media de 30-40 minutos diarios. Una carga completa de batería
  • Interfaz USB 2.0 (mediante conector micro-B, incluye cable de conexión y carga para conectar al ordenador)
  • Formatos: Kindle (AZW), TXT, PDF, MOBI sin protección y PRC en su formato original; HTML, DOC, DOCX, JPEG, GIF, PNG, BMP por conversión. Además soporta archivos de música en formato MP3 para escuchar música mientras leemos (incluye conector tipo jack para auriculares).

Primeros pasos

La puesta en marcha del dispositivo es bastante sencilla, si viene con algo de carga en la batería podremos arrancarlo directamente y configurarlo, si la batería está descargada entonces tendremos que esperar unas 4 horas (si la cargamos conectada al usb de nuestro ordenador) a que se cargue por completo. El Kindle Touch incluye el cable usb de carga pero como utiliza un conector micro-B que es el que usan la gran mayoría de smartphones y tabletas, lo más probable es que tengamos algún cargador a la red eléctrica en casa y podamos utilizarlo (eliminando la necesidad de salir de viaje con “ciento” de cargadores o tener que comprar un cargador específico para nuestro lector de libros).

Una vez encendido, lo ideal es que procedamos a vincular nuestra cuenta al dispositivo para poder realizar compras y, sobre todo, cargar las compras que ya hayamos realizado (por ejemplo porque ya usásemos un lector Kindle con anterioridad o hayamos comprado libros para acceder a éstos desde nuestra tableta, nuestro PC o nuestro teléfono móvil). Lógicamente, para realizar la descarga necesitaremos conectar el dispositivo a nuestra red inalámbrica para poder permitir que salga a Internet y se conecte con Amazon. El radio de acción del Kindle, con respecto a la captación de una señal Wi-Fi, es algo limitado si lo comparamos con un ordenador portátil pero, en términos generales, responde bastante bien y no debería dar muchos problemas de conexión dentro de un piso de tamaño normal.

Tras conectarnos e introducir nuestros datos de usuario, el dispositivo nos mostrará las compras que tengamos asociadas a nuestra cuenta y tendremos la opción de descargarlas en nuestro dispositivo (de la misma forma que podemos enviar nuestras compras a cualquiera de los dispositivos que tengamos si la realizamos a través de la web).

¿Dónde están los botones? Aprendiendo a manejar los gestos

El primero de los cambios del Kindle Touch con respecto al Kindle básico es la ausencia de botones, bueno, siendo estrictos la eliminación de todos los botones salvo el botón Home que nos sirve para volver a la página principal. En este dispositivo se eliminan los botones de volver o pasar página para adoptar una pantalla táctil (de tinta electrónica) que se maneja realizando gestos multi-touch sobre ésta.

Pasar página, ya sea hacia delante o hacia atrás, es bastante intuitivo y solamente tendremos que deslizar el dedo de derecha a izquierda o de izquierda a derecha respectivamente (de la misma forma que pasaríamos las páginas de un libro). Seleccionar texto para buscar una palabra en los diccionarios o realizar anotaciones o compartir pasajes también es bastante sencillo, solamente tendremos que realizar una pulsación prolongada sobre la pantalla para poder seleccionar el texto.

Quizás al principio pueda extrañar un poco y nos sintamos algo perdidos pero, con algo práctica, seremos capaces de manejar el dispositivo sin mayor problema y lo encontraremos muy práctico.

La experiencia de leer un libro con el Kindle Touch

Poder salir de viaje con un dispositivo de poco más de 200 gramos y llevar en él más de 2.000 libros es todo un lujo que el Kindle Touch pone al alcance de nuestra mano, evitando que salgamos con exceso de equipaje o tengamos que dejarnos algún libro atrás por ahorrar espacio.

La familia Kindle en general nos transporta a un nuevo nivel de lectura con el que ganamos en comodidad y acceso a información de contexto sin perder la calidad de la lectura en papel puesto que las pantallas de tinta electrónica, para nuestros ojos, son como el papel impreso y, por tanto, independientes de que la luz les incida directamente (no hay retroiluminación). Si no hay luz ambiental, al igual que en el papel, no veremos nada pero si hay luz, no hay problema en el ángulo con el que ésta incida sobre la pantalla, siempre podremos leer cómodamente.

Introducir una pantalla táctil, con el uso, es algo que podemos agradecer a la hora de tomar notas o pasar de página, puesto que los movimientos son muy naturales y, por ejemplo, ampliar el tamaño de la fuente se realiza con el mismo gesto con el que ampliaríamos una imagen en la pantalla de una tableta o un smartphone.

Alguno quizás pueda pensar que como leer en papel no hay nada pero, la verdad, recomiendo a todo el mundo probar un dispositivo de estas características para comprobar que, realmente, el libro impreso es algo del pasado y perfectamente sustituible por contenidos en formato digital.

Los pequeños detalles

El Kindle Touch es algo más que un simple lector de libros electrónicos puesto que, además de la lectura, es capaz de ofrecernos contexto mediante el uso de diccionarios (para consultar definiciones o traducciones) o búsquedas en la red, funcionalidades de gran utilidad para mejorar la experiencia de la lectura y, por ejemplo, aprovechar mucho mejor el tiempo que pasamos con el dispositivo.

Además, el dispositivo incluye la opción de reproducción de audio, es decir, podremos escuchar música a la vez que leemos, evitando cargar con más gadgets y, mediante la música adecuada (la que mejor se adapte a nuestros gustos), ofrecernos la posibilidad de “aislarnos del mundanal ruido”.

Gracias a su teclado en pantalla, nos será cómodo escribir y, por tanto, realizar anotaciones, subrayar pasajes y compartirlos a través de Twitter o Facebook. Particularmente, encuentro estas funciones de gran utilidad, sobre todo si somos dados a subrayar libros o adjuntar notas, algo que podremos seguir haciendo con bastante comodidad en este dispositivo, con el aliciente de hacer la lectura mucho más social.

Por otro lado, cualquier dispositivo o aplicación Kindle es la llave de acceso a un ecosistema de contenidos y servicios que Amazon nos ofrece, brindándonos acceso a una gran cantidad de títulos en múltiples idiomas entre los que podremos encontrar grandes clásicos de la literatura de manera gratuita que sumados a los libros gratuitos que podemos encontrar en la red nos dan la oportunidad de conseguir una gran biblioteca concentrada en un dispositivo de 17 cm x 12 cm.

Kindle Touch frente al Kindle de cuarta generación

El precio no es la única diferencia existente entre el Kindle Touch y el Kindle básico, de hecho, son los pequeños detalles de diferencia los que marcan la diferencia de precio que, bajo mi punto de vista, no es muy grande.

El Kindle Touch es algo más grande y más pesado que el Kindle básico; si bien ambos son dispositivos con pantallas de 6 pulgadas de tinta electrónica, el Touch es unos 2 mm más grueso y más pesado para integrar la pantalla táctil (43 gramos de peso extra) además de las funciones de reproducción de audio y duplicar la capacidad de almacenamiento del Kindle básico (colocándola en 4 GB). Por otro lado, este dispositivo reduce los botones de control a uno único, el central, integrando el resto de funciones en gestos a realizar sobre la pantalla, que tras el uso pueden parecer bastante cómodos.

¿Y la diferencia de precio frente a las funcionalidades? El Kindle básico tiene un precio de 99 € y el Kindle Touch Wi-Fi un precio de 129 €, es decir, 30 € de diferencia nos aportan doble capacidad de almacenamiento, mayor autonomía, audio y algo más de comodidad.

Exprimiendo el Kindle al máximo

El Kindle no es únicamente un dispositivo para leer libros desde la perspectiva del ocio, bajo mi punto de vista también puede convertirse en un importante instrumento de trabajo. Existen muchos libros técnicos (manuales, guías, etc) que podemos condensar en un único dispositivo y tenerlos siempre a mano para su consulta.

En la librería de Amazon podemos encontrar un buen número de libros técnicos (Ingeniería, Derecho, Medicina, etc) y en la red también podemos encontrar publicaciones en PDF o en formatos compatibles con el Kindle con los que podemos completar esta biblioteca técnica de consulta. Por otro lado, el Kindle puede ser un interesante dispositivo con el que podemos revisar documentos del trabajo (ofertas de proveedores, documentos internos, etc) sin necesidad de tener que imprimirlos o leerlos desde el ordenador (aunque es recomendable convertir los archivos PDF, por ejemplo con Calibre, porque su visualización directa desde el Kindle es algo bastante mejorable).

Creo que estamos ante un dispositivo que va más allá de leer libros y nos transporta a otro nivel. Además de poder cargar libros y documentos, nuestro dispositivo también nos abre la puerta a la red y los contenidos que por ella circulan. El buscador nos permite buscar títulos en la tienda de Amazon, buscar contenidos en Google, en Wikipedia o, incluso, navegar por páginas web. De hecho, si somos aficionados a navegar por la red y guardar “para luego” artículos interesantes, existen servicios con los que podemos enviar a nuestro Kindle los artículos que encontramos y transformarlos para verlos de manera óptima en el dispositivo (por ejemplo con Send to Kindle para Chrome).

¿Es el Kindle Touch una tableta de tinta electrónica?

Esta fue una de las preguntas que me he estado haciendo mientras usaba el Kindle Touch. ¿Qué es este dispositivo? ¿Una tableta con pantalla de tinta electrónica? ¿Un libro electrónico con funciones de tableta? Cada dispositivo tiene su lugar y las tabletas son dispositivos muy prácticos para navegar por la red, consultar nuestro correo, consultar nuestras notas o jugar a determinados juegos, funcionalidades que, efectivamente, se ejecutan mucho mejor en una tableta que un Kindle Touch.

El Kindle Touch es un lector de libros electrónicos, un objetivo que no debemos perder de vista y que, precisamente, cumple a la perfección. Este dispositivo, aunque nos permita navegar por páginas web, no se ha concebido específicamente para eso y creo que no es uno de sus puntos fuertes (aunque podamos hacerlo con cierta solvencia). Es cierto que Amazon ha traído al Kindle la usabilidad de las tabletas y los smartphones al implementar en el Kindle Touch una pantalla táctil, algo que con el tiempo notaremos porque nos parecerá cómodo su uso pero eso no nos debe confundir y pensar que estamos ante una tableta con pantalla de tinta electrónica.

Conclusiones

8/10

Reconozco que después de haber estado utilizando el Kindle básico, es decir, el de cuarta generación, me sentía algo perdido al principio y echaba en falta los botones para pasar las páginas. Es más, al estar acostumbrado a tabletas y smartphones, en el primer contacto puede llegar a parecer algo lenta la respuesta de la pantalla a nuestros estímulos y las transiciones de carga entre página y página o al cargar una página web.

Poco a poco, y más después de haber utilizado el Kindle básico, reconozco que me he acostumbrado al dispositivo y me ha llegado a parecer cómodo el manejo con gestos (pulsar la pantalla sobre una palabra para usar los diccionarios o seleccionar el texto y realizar anotaciones, etc) si bien algunas transiciones son algo lentas y puede llegar a extrañar el tiempo que transcurre entre que pulsamos la pantalla para ejecutar una acción y vemos el reflejo de ésta.

Es cierto que el Kindle Touch es algo más grande y algo más pesado que su hermano menor, realmente se nota algo el cambio pero no es un salto excesivamente grande como para que estos dos factores sean limitantes como para no recomendar su uso. De hecho, el peso se compensa con mayor capacidad de almacenamiento, la posibilidad de reproducir música (algo muy asociado al hábito de la lectura, al menos en mi caso, y que evita la necesidad de tener que llevar nuestro reproductor de música) y un teclado en pantalla que hace mucho más cómodo el proceso de realizar anotaciones o escribir una dirección en el navegador web (experimental). Aún así, no hubiese estado de más añadir algún botón adicional al dispositivo, más allá del botón Home, para facilitar las cosas a los usuarios (volver al inicio del libro, acceder a su ficha, etc).

¿Kindle Touch o Kindle básico? Antes de hacernos esta pregunta creo que lo primero que debemos meditar es si necesitamos un libro electrónico o no. Si somos ávidos lectores de libros (tanto por ocio como de consulta técnica) o consultamos muchos artículos en la red y queremos acceder a toda esta información de manera cómoda sin perder un ápice de movilidad, un libro electrónico puede ser un dispositivo que encaje muy bien en dichas necesidades. Si a todo éso le sumamos el ecosistema Kindle que ha creado Amazon, con la compra de libros y el acceso a éstos desde nuestro móvil, nuestro escritorio o nuestra instalación de Google Chrome, la experiencia se amplifica mucho más si cabe.

Si dentro de nuestros hábitos está usar el Kindle para navegar por la red, realizar anotaciones en los libros con cierta frecuencia o compartir pasajes, el Kindle Touch permite realizar estas funciones mucho más rápido puesto que el teclado táctil nos permite escribir a mayor velocidad. Es cierto que con el Kindle básico también podemos hacerlo pero la tarea es algo más pesada y si somos de los que subrayamos las cosas importantes o añadimos infinidad de notas en los márgenes o con post-its, agradeceremos la usabilidad del Kindle Touch.