El interés que levanta el nuevo sistema operativo de Microsoft como ecosistema para tablet PCs es evidente, por la cantidad de dispositivos que se están anunciando — o filtrando — bastante antes de su lanzamiento. Fujitsu no quiere perderse la fiesta y también está preparando dos dispositivos móviles basados en Windows 8, que lanzaría este mismo año. Con el Computex Taipei a la vuelta de la esquina la compañía ha dejado escapar un roadmap en el que figuran estas dos tablet, una de las cuales se presentaría durante el show a partir del 5 de junio.

Uniéndose al Slate Fujitsu Q550, tableta basada en Windows 7, llegará STYLISTIC Q5xx, una tablet de 10,1 pulgadas con Windows 8 que está programada para el último trimestre del año y que en principio estaría basada en las CPUs x86 Intel Atom de serie Z al igual que la versión anterior. El otro modelo que se muestra en el roadmap filtrado no tiene todavía nombre comercial, y por el momento aparece como «Nueva tableta de alto rendimiento con teclado acoplable» que curiosamente llegaría al mercado antes que el modelo con nombre definido, entre el tercer y cuarto trimestre de 2012, con un teclado acoplable al más puro estilo Asus Transformer Pad. Información relevante al respecto de este nuevo dispositivo no ha sido revelada en la filtración, aunque por la descripción podríamos esperar una tableta basada en los chips Ivy Bridge ULV de Intel, que podrían ofrecer más potencia que la línea Atom, en la que están basadas la mayoría de tablets W8 con arquitectura x86 que hemos podido ver hasta ahora.

Pero Fujitsu no se quedará sólo en estos dos dispositivos para renovar su catálogo; junto a estas tablets Windows 8, el fabricante japonés también prepara dos tabletas Android de 10 pulgadas, una de gama alta y otro modelo con especificaciones más básicas llamado, por el momento, «10-inch Volume Android Slate». Así mismo, el roadmap de Fujitsu nombra varios ordenadores portátiles, LifeBook T902 de 13 pulgadas, y Lifebook T732 de 12.1 pulgadas, ambos — por ahora — con Windows 7 preinstalado, a la espera de que la nueva versión del sistema operativo de Microsoft llegue al mercado.