Utilizar clientes de correo electrónico es una cuestión de gustos, casi. Algunos prefieren tener abierta siempre la pestaña de GMail, mientras que otros quieren ser un poco más organizados y eligen clientes como Thunderbird, por ejemplo –si ejemplificamos con algo gratuito. Los usuarios de Windows siempre han tenido a su disposición Microsoft Outlook, que, más allá de sus fallas de funcionamiento, es una opción ideal para cuestiones de negocios. Pero, ¿qué ocurre con los de Mac?

El cliente nativo de correo de Mac, a pesar de ser útil con algunas cosas, podría mejorar, y bastante. Entra en juego Sparrow (seguro les resonará el nombre después de todo el escándalo de notificaciones push que envolvió la salida de la nueva versión de Sparrow hace algunos meses), uno de los mejores –si no el mejor- clientes para Mac que están disponibles en Internet. Podemos descargar Sparrow en su versión gratuita, y soportar algunas publicidades en nuestra bandeja de entrada –pero hey, ya lo hacemos con GMail- o también podemos comprar la versión de pago que elimina las publicidades.

Sparrow nos permite acceder a una estética similar a la que podemos encontrar en el correo del iPhone y del iPad, sincronizar varias cuentas, usar varios alias (cuando manejamos más de una cuenta de correo, por ejemplo), y cuenta con un buen buscador que, creo, es incluso mejor que el que podemos encontrar en GMail. Para poder realmente aprovechar la consigna que nos propone Sparrow –“get mail done”- les vamos a dar una serie de consejos para ir más allá de la experiencia de enviar y recibir emails, y convertir a Sparrow en un verdadero centro de trabajo.

Adjuntar en la nube

Una de las funcionalidades más interesantes con las que cuenta Sparrow es la posibilidad que nos da de adjuntar archivos en la nube. En su última versión, la aplicación ha adquirido soporte para Dropbox. Esto quiere decir que podemos guardar nuestros archivos en Dropbox para poder accederlos en cualquier otro momento. Esto es particularmente útil si estamos revisando el correo desde el móvil –recordemos que Sparrow también está disponible para iPhone-.

La forma que tiene de guardar archivos adjuntos es también muy útil. En GMail, por ejemplo, tenemos que “ordenarle” a la casilla que descargue los documentos que nos llegan adjuntados. Si queremos abrirlos, usualmente se nos redigirá a Dos en caso de ser un documento de Excel o Word, por ejemplo. Con Sparrow, con hacer doble clic sobre el adjunto ya se guarda en nuestra carpeta de descargas.

Adjuntar es fácil también, porque podemos hacerlo de la forma tradicional o a través de la nube –no solamente con Dropbox sino también con CloudApp-. Para hacerlo, simplemente tenemos que arrastrar el archivo hasta el ícono del dock de Sparrow, y estaremos adjuntándolo automáticamente.

Ahorra espacio

Cuando usamos GMail estamos acostumbrados a tener una pestaña abierta. Si usamos un cliente como Outlook o Thunderbird, estamos frente a una aplicación que usualmente nos usa toda la pantalla. Si somos personas que hacemos muchas tareas al mismo tiempo, no podemos estar dedicándole todo este espacio a nuestro correo. Por eso Sparrow es tan útil, porque nos permite tener una visión “minimalista” de nuestro correo electrónico.

Para poder habilitar la barra minimalista (que solamente nos muestra los correos que hemos recibido) podemos hacerlo desde el Menú de Sparrow, en la barra superior. Hacemos clic en “Ventana” y ahí tendremos la opción para deshabilitar el sidebar extendido.

Gestos multitáctiles

Esta funcionalidad es una de las más increíbles que tiene Sparrow, y es una forma genial de ahorrar espacio también. A través de una serie de gestos en el touchpad de Mac, podemos abrir y cerrar conversaciones, movernos entre mensajes, extender o achicar la barra de mensajes, y más.

Los de Sparrow han compartido esta guía gráfica que hace mucho más fácil la explicación:

Usar alias

Lo más probable es que no tengamos una cuenta de correo electrónico sino que tengamos varias. GMail nos permite sincronizar todas estas cuentas, y aunque para recibir correo en Sparrow se nos respetará la cantidad de cuentas que tengamos sincronizadas, solamente una de las cuentas (la que sincronicemos, obviamente) enviará los correos.

Para poder enviar correos desde diferentes cuentas, lo que tenemos que hacer es crear alias. Esto se puede hacer fácilmente desde el menú de preferencias, y aunque no es ideal, es una buena forma de solucionar una de las pocas debilidades que tiene Sparrow.