Si son lectores ávidos, sabrán que los libros electrónicos nos abren puertas a mundos diferentes. No solamente por la imaginación que encontramos en las páginas de nuestros títulos favoritos, sino porque podemos hacer cosas que antes no podíamos con los libros en papel. Muchas personas piensan que necesitan de un lector de libros digitales para poder disfrutar de este universo, pero la realidad es que también se puede hacer de otras formas. Hoy nos concentraremos, por ejemplo, en Kindle Apps.

El lector de libros electrónicos de Amazon es uno de los más populares y más vendidos en el mundo. Al estar relacionado con una de las tiendas online más grandes de libros, tiene con qué. Pero no solamente podemos leer los ebooks de Amazon en su dispositivo Kindle, también podemos hacerlo a través de Kindle Apps. Estas aplicaciones para diferentes sistemas operativos son geniales y nos permiten disfrutar de nuestras lecturas donde sea que estemos. ¿Cómo podemos aprovecharlas?

Una de las funcionalidades que me parecen más útiles de Kindle Apps es que solamente tenemos que descargar o comprar el libro una única vez. Y, si lo hacemos, no tenemos por qué tener un Kindle, nada más tenemos que tener algunas de las aplicaciones instaladas. Estas aplicaciones se pueden descargar de forma gratuita, desde Amazon, para comenzar a leer. Y lo bueno es que están disponible para casi todo sistema operativo móvil y de escritorio.

Hasta ahora, vamos bien. Pero Kindle Apps nos permite también guardar nuestros marcadores, por lo que no tenemos que buscar la página donde nos quedamos leyendo si comenzamos a leer en un dispositivo y terminamos en otro. También podemos guardar cosas que hayamos resaltado, o las notas que hayamos hecho. Hemos probado todas estas aplicaciones y nos han parecido excelentes, desde el escritorio, un iPad o un Android.

  • Kindle Cloud Reader: si vamos a tener un servicio de sincronización de dispositivos, entonces imposible que no tengamos algo que ver con la nube. Con Cloud Reader podemos acceder a todos los dispositivos que compramos a través de Amazon, para leerlos también desde nuestro escritorio. Luego podemos seguir leyendo en nuestro Kindle, por ejemplo. Esto es ideal si estamos leyendo en la computadora, se nos hace tarde, y pasamos a leer a la cama. También es ideal para los quisquillosos que afirman que la pantalla del Kindle es demasiado pequeña. Lo bueno de Cloud Reader es que podemos acceder desde donde estemos, sin tener que tener otra app instalada.

  • Aplicaciones de escritorio: tanto la aplicación para Mac como para Windows funcionan bien, y así como con Cloud Reader, podemos acceder a nuestra colección de libros sin tener que hacer demasiado. Se sincroniza todo con nuestra cuenta de Amazon, y también podemos leer en un formato cómodo. Por supuesto, vamos a necesitar de nuestro ordenador, pero si tenemos una pantalla lo suficientemente grande casi podemos decir que es un iMax para libros. Con esta aplicación podemos hacer todo lo que normalmente haríamos en un Kindle, con el agregado de los números de páginas para guiarnos mejor. Así como en Cloud Reader, como se sincroniza no importa desde dónde leamos, siempre estaremos en el mismo lugar.

  • iPad: vale aclarar que esta aplicación también está disponible para tabletas con Android, pero no hemos tenido oportunidad de probarla. Ya les hemos contado lo bueno que es el iPad para leer comics, y tampoco se queda atrás con los libros. No será un Kindle, puesto que no está destinado para eso, pero nos permite leer en una pantalla más grande. Aunque en el iPad contamos con iBooks y con Newsstand, Kindle nos ofrece una alternativa; podemos leer revistas y diarios, además de libros. Y la interfaz, similar a todas en realidad, es muy intuitiva y genial para leer.

  • Android: no recomendaría leer un libro en una pantalla de smartphone, pero hay muchas uvas en la viña que es el mundo, así que quien dice que todos tenemos que leer en pantallas grandes. Similar a la aplicación para iPad, pero adaptada para este formato mini, volvemos a tener acceso a todos nuestros libros de Amazon. La aplicación también está disponible para iOS y Blackberry.

Una aclaración importante: los libros que se sincronizan en todas estas aplicaciones no son necesariamente todos los que están en nuestro Kindle. Si descargamos libros electrónicos de otro lugar que no sea Amazon, entonces el lector no los reconocerá. Los podremos leer en nuestro Kindle, pero no estarán incluidos en la nube. Esto solamente funcionará con los libros que descarguemos o compremos en Amazon. Una movida evidente pero que, en cierto sentido, nos priva de algunas cosas (o nos obliga a comprar).