Las diferentes compañías de telefonía celular tienen una base de dispositivos que van cambiando entre los 12 y 18 meses, algunas un poco más, otras un poco menos. Apple presenta, casi religiosamente, un teléfono por año. Eso hace que el último lanzamiento sea el más avanzado, el de hace un año el de rango medio y el de hace dos años el, se podría decir, low-end.

Pero lo que no es normal es que una compañía empiece a vender dispositivos viejos. ¿Cómo es esto? Bueno, un analista llamado Peter Misek, de la compañía Jefferies, tiene fuentes que le revelaron que Apple comenzaría a vender el iPhone 3GS en países de economías emergentes este mismo año por entre US$250 y US$300. En Estados Unidos, para darse una idea cuánto reducirá su precio Apple, sale US$375.

Si bien esto no está confirmado, es una opción por demás interesante. La marca iPhone es increíblemente fuerte en todo el mundo y, guste o no, es más importante que todos los teléfonos que salieron de otras empresas en los últimos años. Si tenemos en cuenta que los dispositivos con Windows Phone más baratos están alrededor de los US$250, como es el caso del Nokia 610, qué teléfono podría a llegar a elegir alguien en India está claro que será el de Apple.

Hay un problema y es que si esto llegase a llevarse a cabo los desarrolladores tendrían que pasar a soportar cuatro dispositivos: 3GS, 4, 4S y el que vendrá dentro de unos meses.