Windows 8 Consumer Preview es, desde primeros de marzo, el segundo bocado que hemos podido darle a lo que será el próximo sistema de escritorio y tablet-pcs de Microsoft, Windows 8. Esta versión de demostración para usuarios llegaba después de que hubiéramos visto la Developer Preview, orientada a que los desarrolladores se hicieran una idea de por dónde iban los tiros, y la verdad incluía muchos cambios.

Con una acogida en principio dispar, con mucha gente alabando el trabajo de Microsoft, especialmente con el entorno gráfico e interfaz, y con otros tantos criticándolo por motivos similares y diciendo que se trata de un cambio demasiado grande, lo cierto es que la aceptación, a día de hoy, se puede decir que es bastante buena. De hecho, Windows 8 Consumer Preview ya contaría con al menos el doble de uso del que tenía la beta de Windows 7.

Son datos de la propia Microsoft, que lo ha hecho oficial a través de Twitter, y que asegura millones de personas lo utilizan diariamente. Pese a todo, y a que la aceptación que tendrá la versión final no está del todo clara (aún hay mucha gente que no sabe qué pretende Microsoft, y si el sistema no debería haber estado sólo enfocado a dispositivos móviles) apunta a un éxito aún mayor del que tiene Windows 7.

Hay que recordar que Windows 7 ya es el sistema operativo más usado, por encima de Vista o incluso de Windows XP, producto que lleva muchos años en el mercado y al que poco a poco ira dejando de dar soporte Microsoft. Aún a falta de saber la fecha de salida oficial del producto final, ¿qué esperáis de éste? ¿Compraréis Windows 8?