Uno de los rumores más completos de los últimos meses ha surgido hoy acerca de la próxima iteración de Xbox. De acuerdo con un informe publicado por VG24/7, Durango, la consola de próxima generación de Microsoft incorporará nuevas medidas anti-piratería muy agresivas, entre las que destaca la conexión a internet “always-on”. Esta obligación llega como extensión a las informaciones que surgían a comienzos de año y que hablaban de sistemas no solo para evitar la mencionada piratería, sino también para frenar el mercado de segunda mano y el alquiler de títulos, que aparentemente hace “mucho daño” a la industria. Esta tendencia sería adoptada también por la segunda en discordia, Sony, en su próxima “Playstation Orbis“, que tampoco permitiría la reproducción de juegos de segunda mano, según los detalles filtrados en la última semana.

No obstante, y aunque parezca el punto más importante a tratar, otros detalles dentro del mismo informe captan mucho más la atención. Si ya habíamos hablado de la implicación de AMD en el desarrollo de esta nueva consola de sobremesa, hoy nos sorprende otro detalle: la próxima Xbox no integraría una, sino 2 GPUs AMD Radeon. Aunque pudiese parecer absurdo, las unidades gráficas no funcionarían en conjunto como en las configuraciones CrossFire que vemos en ordenador, sino que estarían diseñadas para funcionar en paralelo, añadiendo hilos de procesamiento gráfico extra permitiendo renderizar más contenido en pantalla sin repercutir en los ciclos del procesador principal.Por otra parte, si los rumores aciertan, el modelo final utilizado en “Xbox 720” pertenecería a la serie HD 7000, lo que no anula la información anterior, porque AMD renombrará las unidades de serie HD 6000 de menor rendimiento, limitando Southern Island a los modelos de serie HD7700, HD7800 y HD 7900.

Al hilo de esto, también cabe destacar de este rumor que la nueva Xbox de nombre en código Durango, tendría una CPU mucho más avanzada de lo esperado, con 6 núcleos, uno de ello dedicado exclusivamente a la interacción con Kinect, que tendría acceso directo al procesador. Los dos detalles (GPU dual y CPU con núcleo dedicado) aunque parezcan totalmente fortuitos, se complementarían; al quitar al procesador carga extra, los límites conocidos en Kinect desaparecerían virtualmente, permitiendo el uso de este periférico, que ha supuesto un gran éxito comercial para Microsoft, en juegos mucho más avanzados, de generación actual, sin repercutir en un lag apreciable, algo de lo que adolece el sistema de captura de movimiento de Microsoft, en parte por el limitado ancho de banda de USB 2.0, y en parte por la ausencia de un procesador propio en Kinect, que fue eliminado para ahorrar en costes de producción. Otro de los núcleos del procesador se utilizaría para mantener despierto y en funcionamiento el sistema detrás de todas las consolas de última generación (Dashboard en Xbox, Cross-Media Bar en Playstation 3) que hasta ahora se veían limitados a unas cuantas funciones durante la reproducción de videojuegos, por la imposibilidad de dedicar más recursos del hardware a su implementación fuera del menú principal, lo que dejaría una CPU quad-core para el completo uso y disfrute de los desarrolladores de videojuegos.

La última aunque no menos importante nota que se extrae del informe es que Microsoft cederá al fin a los formatos de gran capacidad, y su próximo sistema doméstico incorporará, si ninguna tecnología irrumpe en el mercado antes de que la compañía cierre el sistema, unidad Blu-Ray, por motivos evidentes. Creo que la gran locura que todos pensamos que representa esta información está motivada por haber tenido que digerir todo de una sola sentada, y por separado, salvo el sistema de conexión perpetua que es a todas luces ilógico, no resultaría tan difícil de asumir. ¿Os parece creible?