Que hoy en día la mayoría de ordenadores de alto rendimiento incorporan almacenamiento sólido de un modo u otro es un hecho, y ya no es algo destacable; sin embargo el peculiar sistema que MSI ha creado para su línea de portátiles gaming sí, por lo interesante del concepto y sus resultados prácticos. La configuración Super RAID del laptop MSI GT70 no es algo que se vea a menudo en el mercado de los ordenadores portátiles. MSI, en su último equipo, de 17.3p ulgadas con CPU Ivy Bridge y tarjeta gráfica de la línea Kepler, ha incorporado no una, sino dos unidades SSD integradas en una placa autónoma que se conecta al equipo, ofreciendo en el espacio que ocuparía una sola unidad HDD de 2.5 pulgadas, un sistema SSD dual que exprime hasta el último Megabyte por segundo de la interfaz Serial ATA III 6Gbps.

Super RAID incluye de serie dos unidades SSD de 64GB del fabricante Sandisk, modelo U100 según informa VR-Zone, capaces por separado de rendir hasta 450MB/s en lectura y 220MB/s en escrituras secuenciales, lo que por separado no resulta nada impresionante teniendo en consideración otras unidades de almacenamiento con controladora SandForce, que pueden superar con creces los 500MB/s tanto en lectura como escritura. Las dos placas mSATA están integradas en un PCB que se ancla a la placa base, donde el chipset Intel de serie 7 administra el modo RAID 0. El sistema es capaz de conseguir nada menos que 928MB/s en lectura secuencial, con picos impresionantes de 1997MB/s según HD Tune Pro. Las cifras son impresionantes, y en teoría ofrecerían al usuario de estos equipos un arranque mucho más rápido, y un acceso casi instantáneo a los archivos de sistema y aplicaciones, lo que resulta muy importante puesto que el punto flaco de este tipo de sistemas, con procesadores y GPU de alto rendimiento, es precisamente el almacenamiento.

Las cifras son estratosféricas, y dejan en ridículo a otros equipos configurados con una sola unidad — o con caché SSD — pero podría alcanzar cotas incluso mayores si se sustituyen las unidades de serie por otras de altas prestaciones. Aunque existen otros sistemas de disco múltiple en ordenadores portátiles, este es especialmente curioso por su montaje, con una pequeña placa que permite integrar las dos unidades en tan poco espacio.