Por la ventana se fue eso de «respetar la libertad de prensa». En meros días comenzará uno de los eventos deportivos más importantes del mundo, los Juegos Olímpicos, y por supuesto, centenares de fotógrafos, tanto profesionales como amateurs, se estarán desviviendo con tal de sacar unas buenas tomas. Tenemos malas noticias: de acuerdo con el British Journal of Photography, la compañía encargada de la seguridad en los Juegos Olímpicos de Londres se encargará de dificultar el trabajo de los fotógrafos. De hecho, ya han comenzado a hacerlo.

Los de BJP hablaron con el fotógrafo David Hoffman, quien contó cómo dos guardias pertenecientes a la compañía G4S (de la que hablamos anteriormente) evitaron, de una forma bastante bruta, que él y otros colegas tomaran fotografías de una de las locaciones de los Juegos. Los guardias vieron a los fotógrafos, corrieron a su encuentro y uno de ellos tomó la cámara de la fotógrafa Jesse Hurd y la empujó. El segundo guardia se encargó de hacer lo mismo con dos personas grabando videos.

Según miembros de la comunidad fotográfica de Londres, los guardias de seguridad de G4S están específicamente entrenados para evitar que las personas tomen fotografías. No está claro si Hoffman o sus colegas tenían pases de prensa para estar allí, pero la verdad es que era un lugar público y estos «matones», dado que no se puede llamar de otra manera, estaban entrenados para dificultar su trabajo y acosarlos. Al respecto, Hoffman dijo:

Estos guardias son entrenados de forma muy pobre por G4S. La culpa es de ellos y del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Londres, cuyo desprecio por los medios ya nos está causando problemas y seguramente nos dará muchos más a menos que nos defendamos.

Con tremendo escándalo entre manos, los de G4S hablaron con el BJP y comentaron que los guardias de seguridad se «entusiasmaron demasiado» al responder a los fotógrafos, y que no deberían haber evitado que los fotógrafos hagan su trabajo, sobre todo en un terreno público. «Se les ha recordado que cualquier fotógrafo tiene permitido tomar fotógrafías en estos lugares», afirmaron.

Que se hayan «entusiasmado» ya es una respuesta ridícula, pero el silencio del Comité Organizador es peor. Al fin y al cabo, es una compañía que ellos han contratado.

Hace unos días, representantes de la Unión Nacional de Periodistas de Gran Bretaña tuvo una reunión altos comandos de Scotland Yard para discutir los derechos de los fotógrafos en las locaciones de los Juegos Olímpicos. Con la experiencia que han tenido, no solamente actual sino también pasada, están esperando «interferencia ilegal y opresiva». Aunque se les prometió desde el Comité que tendrían sus libertades, ya vemos cómo aún antes de que comiencen los Juegos la seguridad está dando problemas.

Foto: Un guardia de seguridad empuja a la fotógrafa Jesse Hurd para impedir que tome fotografías en un terreno público. Por David Hoffman©.