El pasado mes de noviembre se lanzaba un servicio que había dado mucho de qué hablar, y que la crítica recogía con reseñas bastante dispares. Google Music se presentaba como un servicio donde no sólo podíamos comprar música, sino donde también podíamos almacenar nuestra propia colección para así poder disfrutarla desde nuestros dispositivos móviles u ordenadores allí donde vayamos.

Cerrado para Estados Unidos, desde su lanzamiento hemos podido ver algunos cambios, aunque tal vez ahora se ha producido el más importante, ya que Google Music ha sustituido sus controles de audio Flash por HTML5, además de dotar al servicio de algunas características nuevas como el rating de canciones en base a una puntuación de 5 estrellas, en contraposición a los me gusta y no me gusta de los que disponía.

Personalmente utilizo Google Music para sincronizar mi propia música y escucharla independientemente del ordenador o dispositivo en el que me encuentre, y el cambio de Flash a HTML5 no me supone mucho ya que casi siempre utilizo el navegador, donde dispongo de Flash. Sin embargo, se agradece que poco a poco se vayan sustituyendo los complementos Flash por elementos HTML5 los cuales pueden ser disfrutados de forma nativa no sólo por los navegadores de escritorio, sino por los de dispositivos como smartphones o tablets. Por tanto, sólo puedo aplaudir la decisión.

Respecto a los nuevos cambios, aún no he podido disfrutar del nuevo sistema de puntuación, pero parece también un paso adelante, dando la posibilidad al usuario no sólo de destacar sus pistas favoritas sino de hacerlo asignándoles diferentes puntuaciones en base a sus gustos personales.

Ahora la pregunta que se hace todo el mundo es… ¿Llegará Google Music (o Google Play Music) a salir de Estados Unidos y a ver su apertura en otros territorios, o Google se verá obligado a cerrarlo de forma prematura?