A día de hoy Dropbox es uno de los servicios más extendidos a la hora de compartir archivos y mantenerlos sincronizados entre diferentes dispositivos y usuarios. Una herramienta que hace de la nube uno de nuestros aliados en el día a día, poniendo a nuestra disposición nuestros documentos allí donde estemos y también dándonos la posibilidad de trabajar en un entorno compartido sencillo que puede dar mucho juego. De esta misma idea parte Firebase, una herramienta que proporciona servicios similares pero para aplicaciones en lugar de archivos.

Aún en beta cerrada, la premisa de Firebase se centra en almacenar los datos de nuestras aplicaciones para que sean accesibles directamente gracias a JavaScript y fácilmente consumidas por los usuarios. ¿Qué supone esto? Básicamente, que podemos construir aplicaciones web ricas y potentes sin tener que preocuparnos de nuestras propias bases de datos o sitios web. Firebase convierte el tiempo real en un nuevo estándar donde reina la interactividad.

Su uso no podría ser más sencillo, y para demostrárnoslo la página ya dispone de un tutorial con el que podemos crear una aplicación de prueba en cuestión de segundos. Basta con añadir una línea JavaScript a la página web para luego poder referenciar las funciones de Firebase, las cuales llevan la lógica de negocio, habitualmente en el servidor, al cliente, algo que a priori no puede parecer correcto pero que puede servir perfectamente dependiendo de la aplicación que queramos desarrollar, sobre todo si esta es sencilla.

¿Y dónde está la novedad, o el paralelismo con Dropbox? La potencia de Firebase reside en que se basa en un servicio que puede llegar a intercambiar datos entre varios clientes, y aprovechar esto a nivel de desarrollador es tan sencillo como referenciar los mismos datos. No se trata de mover datos de un cliente a otro, sino de poner a disposición de todos ellos un centro de comunicaciones en el que se intercambian datos. El ejemplo más sencillo es el que construiremos en el tutoria: Un chat. Si en el chat entran por ejemplo, 5 clientes, y cualquiera de ellos interactúa (escribe un mensaje), Firebase se encarga de sincronizar automáticamente el resto de clientes, llevando la funcionalidad a todos ellos.

Se trata de permanecer en cliente, pero interconectados por la nube, por Firebase, liberando al desarrollador de preocupaciones relativas a servidores o incluso bases de datos. Y lo mejor de todo es que al tratarse de una librería JavaScript (o mejor dicho, de valerse de ella para aprovechar sus capacidades), estamos hablando de un servicio multiplataforma que hace sencillo crear aplicaciones que interactúen con las de otras plataformas, como iPhone o Android.

De momento sólo hemos podido hacer algunas pruebas, pero estamos deseando poder acceder a la beta, algo que ya se puede solicitar, de este servicio tan prometedor. ¿Qué os parece la idea?