Un golpe más de los enmascarados de Guy Fawkes. La enigmática organización identificada como Anonymous ha tumbado el sitio del gobierno del Reino Unido en respuesta a los planes de extradición del hacker del Pentágono Gary McKinnon y Richard O’Dwyer a los Estados Unidos. Esta acción fue confirmada no solamente a través de muchísimos mensajes en Twitter, sino además por un reporte de la BBC, que además afirma que uno de los motivos del ataque es la vigilancia del correo electrónico.

A principios de febrero, los de Anonymous se encargaron también de hackear la web de la CIA, y ahora van por más organismos oficiales. A comienzos de esta semana, Anonymous había anunciado que realizaría un ataque de este tipo, y ha cumplido con su amenaza. No solamente McKinnion y O’Dwyer están esperando ser extraditados a los Estados Unidos, sino que también Julian Assange, más conocido como el editor en jefe de Wikileaks, está peleando para no ser extraditado a Suecia.

Por otra parte, el gobierno británico está barajando la posibilidad de poner en efecto algunas leyes que permitirían la vigilancia de redes sociales y correos electrónicos con el (bien ponderado) propósito de luchar contra el terrorismo. La agenda del gobierno indica que estas nuevas leyes serán tratadas en el recinto el próximo 9 de mayo, durante un discurso de la Reina de Inglaterra.

El ataque al sitio se llevó a cabo a través de un masivo DDOS (Distributed Denial of Service) que está inundando los servidores con tráfico falso e inventado. Un vocero del gobierno, en declaraciones efectuadas a la BBC, afirmó:

Estamos enterados de los reportes que indican que nuestro sitio podría ser el blanco de una protesta online. Estamos tomando todas las medidas potenciales y estaremos vigilando de cerca la situación. Si realmente nos vemos bajo un ataque DDOS, actualizaremos de forma necesaria.

A la madrugada española de anoche, el sitio estaba totalmente caído y Anonymous había confirmado su acción a través de su cuenta oficial de Twitter.

Este año parece que también será movido en cuanto a legislaciones retrógradas. Es sorprendente como las autoridades del Reino Unido siguen insistiendo para coartar la libertad en internet, y esta vez van un paso más lejos buscando tomar medidas para poder vigilar las redes sociales y el correo electrónico de una persona. Ya han tomado un paso demasiado lejos, nuevamente bajo la excusa de la “lucha contra el terrorismo” que ya se ha llevado demasiadas libertades civiles.