A-Tech es una compañía semidesconocida especializada en los equipos personales compactos y de bajo ruido, que acaba de lanzar su última pieza de ingeniería, HeatSync 1200, que alberga procesadores Core i3 (Sandy Bridge) bajo un sistema de regrigeración pasiva en un chasis de apenas 3,5 centímetros de grosor con carcasa de aluminio, con la particularidad bastante extraña de incluir un dock para iPhone y iPod en su parte superior, algo poco habitual en este tipo de ordenadores.

El pequeño equipo consigue un nivel de ruido cero con su sistema pasivo, y la unidad SSD Intel 310 de 40GB mSATA incorporada, que al contrario que los discos duros magnéticos con partes movibles no emite ningún tipo de sonido. Basado en una plataforma Mini ITX, el HeatSync, que toma prestado el nombre de los disipadores (Heatsink) en un claro guiño a su formato y sistema de refrigeración, integra en su propio chasis una carcasa de aluminio con disipadores integrados a los lados, que recuerdan a alguna máquina clásica — como el anciano ZX Spectrum que me acompañó en mi juventud — que se conectan a unos tubos de evaporación montados sobre el procesador y el chipset. Lo que más ayuda a la refrigeración del sistema es el humilde procesador Core i3-2100 incorporado, que tiene un TDP bastante contenido, de 65W. La carcasa del HeatSync 1200 mide apenas 35,5 x 21,9 x 3,5 centímetros y hasta su fuente de alimentación incluye un sistema pasivo, de modo que no existe absolutamente ningún sonido proveniente de la unidad, haciéndolo perfecto para un sistema multimedia de salón, o una máquina que necesite estar encendida durante la noche.

La placa base, Intel DH61AG incorpora 4GB de memoria DDR3-1333 Mhz, y un receptor IR para mandos multimedia, junto a puertos USB 2.0 en el frontal para expansión. Los componentes como memoria RAM y unidad de almacenamiento pueden ser configurados cuando se adquiere a través de la tienda online del fabricante, y se puede elegir también instalar un dock para iPhone, y adaptadores Wi-Fi + Bluetooth que se integraría de manera interna. Pero hay algo negativo en este sistema silencioso, y es que a pesar de sus básicas especificaciones, su precio de salida es de nada menos que 1399 dólares, dinero que, si no somos demasiado exigentes con el formato y sonoridad del ordenador, estaría mejor invertido en algo con mayor potencia.