windows-8

Después de presentar la Developer Preview de Windows 8 hace unos meses, hoy Microsoft ha vuelto al ruedo de los sistemas operativos con el lanzamiento de Windows 8 Consumer Preview, la evolución de la anterior versión que nos da una visión mucho más fidedigna de lo que finalmente saldrá al mercado -presumiblemente en algún momento del segundo semestre de 2012-, y la cual ya se puede descargar en sabor 32 o 64 bits en inglés, alemán, francés, japonés o chino.

Pero antes de que corras a instalarlo, te recomiendo que leas todo lo que sigue ya que Windows 8 es completamente diferente a sus precursores.

Windows 8 en todas partes

Este es el pilar fundamental sobre el que descansa la filosofía de Windows 8. Estamos ante un software ideado para correr sobre PCs, tablets, portátiles y equipos “todo en uno” y proporcionar una buena experiencia al usuario en cualquiera de los dispositivos, ya sean controlados mediante la clásica combinación de ratón+teclado o gestos táctiles.

El objetivo es realmente ambicioso, y al igual que Apple está “iOSizando” Mac OS X, la estrategia de Microsoft para lograrlo también pasa por implementar fórmulas de Windows Phone 7 en Windows con la implementación de la interfaz Metro y darle mucho más peso a Internet y todas sus posibilidades, con lo que también consigue meter a los smartphones en la ecuación. En palabras de Steven Sinofsky, presidente de las divisiones Windows y Windows Live:

Con Windows 8 hemos reimaginado las distintas maneras en que las personas pueden interactuar con su PC, y cómo lograr que todas esas interacciones sean parte integral de un dispositivo con Windows 8, ya sea una tableta, computadora portátil o todo en uno.

Y en todas partes, es casi literalmente en todas partes. Por ejemplo durante la presentación de hoy mostraron Windows 8 Consumer Preview corriendo sobre un tablet, después sobre un PC, seguido en un ultrabook y para rematar la jugada en un equipo con arquitectura ARM, típica de dispositivos móviles. Mi veredicto, en base a lo que mostraron hoy, es que han logrado que Windows 8 funcione igual de fluido en todas partes y la interfaz se adapte sin problemas a diversas resoluciones, así que minipunto para Microsoft.

Sistema operativo “dos en uno” y otras hierbas

Por un lado tenemos una pantalla de inicio, que es con lo que el usuario se encontrará nada más encender el equipo que sea y se parece mucho a la de Windows Phone. En ella las aplicaciones y otras funciones aparecen en una grilla de rectángulos completamente personalizable, algunos de los cuales muestran información actualizada obtenida de Internet (noticias por ejemplo) y desde donde se pueden lanzar los programas y servicios picando sobre dichos rectángulos.

Es decir, que nada más encender el dispositivo, el usuario tiene al alcance de la mano todo lo que quiera tener. Por ejemplo cajón con el clima de su ciudad, otro con listas de reproducción, otro con contactos, otro que lleve directamente a determinada web etc.

Por el otro, está el escritorio de toda la vida. Bueno, más o menos, porque aquí también han renovado desde el explorar hasta aplicaciones típicas como el bloc de notas pasando por el panel de control o el administrador de tareas. Destaca especialmente que el clásico botón de inicio de la esquina inferior izquierda desaparece con lo que la awesome bar se extiende entera de un lado a otro de la pantalla.

Completando todo esto tenemos una barra de complementos en la parte derecha que se puede mostrar u ocultar al gusto en la que aparecen iconos que dan acceso a diferentes funciones/aplicaciones. Concretamente hay cuatro, uno para acceder a la herramienta de búsquedas; otro que despliega panel para compartir contenidos por mail y en redes sociales en el futuro; un tercero mediante el que “comunicarse” con otros dispositivos (por ejemplo, trasmitir un vídeo del reproductor directamente a la Xbox y así verlo en el televisor) y el último, Configuración, mediante el que se accede a ajustes del sistema (si se pica estando en determinada aplicación, da acceso a las configuraciones de la misma).

A ese se suman un segundo menú desplegable, este en la parte izquierda, que muestra las aplicaciones que se encuentran abiertas en el equipo para poder navegar fácil entre ellas.

Importante también el tema de las aplicaciones. Las hay de dos tipos, los setup.exe de toda la vida y las de “estilo Metro”, especialmente diseñadas para funcionar en la pantalla de inicio que hemos comentado las cuales se descargan desde la tienda de aplicaciones de Windows que poco a poco se va llenando.

Durante el período de pruebas del SO las aplicaciones no tienen costo y los usuarios podrán transferirlas, configuraciones incluidas, a través de varios equipos. Además la Windows Store ofrece recomendaciones según los intereses de cada cual, lo que sirve para descubrir nuevas.

Aclarar que las apps Metro lógicamente también se pueden desplegar a pantalla completa, y tienen muy buena pinta, al menos las que vienen preinstaladas como la de finanzas o la de Xbox Live. Por supuesto, son escalables, con lo que se verán bien en cualquier resolución.

Formas de navegación, gran elemento diferenciador

En anteriores Windows la forma de navegar por el sistema operativo se limitaba exclusivamente a hacer clics con el ratón. En Windows 8 se mantienen, pero tienen menos peso al pasar a soportar gestos y otras fórmulas de navegación con el ratón y el teclado.

Por ejemplo, la barra de complementos que decía antes se puede desplegar de tres formas: arrastrando el dedo por el lateral derecho del dispositivo táctil que sea, colocando el puntero del ratón sobre la esquina superior derecha o con la combinación de teclas Windows+C. Otros ejemplos:

  • Si se está en el escritorio, poniendo el puntero sobre la esquina inferior izquierda, lleva directamente a la pantalla de inicio.

  • Bien situando el puntero del ratón sobre la esquina superior izquierda, o bien el dedo en el caso de pantalla táctil, se muestra el menú desplegables de aplicaciones en marcha comentado.

  • Si hay 3 aplicaciones abiertas, pasar de la que estemos a la siguiente y la anterior, es tan fácil como arrastrar el puntero, o el dedo, hacia el borde de la izquierda o la derecha de la pantalla.

 Integración con la nube

Esta versión preliminar de Windows 8 ofrece, como no podía ser de otra manera, integración completa de todo lo importante a través de Internet.

Al iniciar sesión en un PC, o lo que sea, con Windows en nuestra cuenta de Windows (la Windows Live de toda la vida vamos), automáticamente se sincronizará con SkyDrive las configuraciones, preferencias de idioma, temas y favoritos del navegador. También se incluye aplicación preinstalada mediante la que gestionar manualmente SkyDrive (por ejemplo para subir algún documento concreto que queramos tener accesible desde cualquier otro equipo).

Por otro lado determinadas aplicaciones permiten conectarse con otros servicios de la red. Por ejemplo la de fotos se puede asociar a Flickr y Facebook para importar las imágenes que tengamos ahí a la aplicación.

 Descarga y consideraciones

Como indicaba al principio, Windows 8 Consumer Preview ya se puede descargar. Algunas consideraciones previas que debes tener en cuenta:

  • Hablamos de una versión preliminar, lo que significa que es fácil que se produzcan fallos y determinadas cosas no funcionen.

  • Si instalas la versión y en el proceso dejas inservible tu ordenador, Microsoft no te dará soporte técnico.

  • El equipo debe tener un procesador de mínimo 1 GHz, 1 GB de RAM (32 bits) o 2 GB de RAM (64 bits), 16 GB de espacio libre en disco (32 bits) o 20 GB (64 bits), resolución mínima de 1024×768 píxeles y gráfica con DirectX 9 y soporte para WDDM.

 Conclusiones

Sin haberle metido mano, claramente Windows 8 Consumer Preview está bastante más evolucionado que la versión pensada para desarrolladores. En principio veo un sistema operativo con estética cuidada, rápido -arranca desde apagado en uno 8 segundos- y el ambicioso objetivo de ser el nexo de unión entre los dispositivos de los usuarios que más se están usando con el apoyo de la nube y las aplicaciones para que puedan tener todo perfectamente sincronizado y así trabajar fácilmente en movilidad.

La pregunta del millón sigue siendo la misma: ¿hará la combinación interfaz Metro/pantalla de inicio/escritorio normal olvidar a los usuarios las ventanas de toda la vida?

No lo tengo claro, a priori lo veo un poco engorroso todo pero no es justo emitir juicios de valor sobre el funcionamiento de algo sin haberlo probado, y tampoco nos podemos olvidar que esto es una previa que se lanza justamente para recoger el feedback de los usuario y aplicar parte del mismo en la versión final.

En las próximas horas estaremos publicando una revisión del sistema operativo y podremos dar más conclusiones.