Si hay algo en esta vida que no esperaba ver es a Valve intentando entrar en el negocio de las videoconsolas, especialmente conociendo a su CEO, Gabe Newell, que siempre ha demostrado su aversión por los sistemas de videojuegos dedicados. Conversando con la gente de Penny Arcade, el mismo genio tras Half Life declaraba que “si tenemos que vender hardware lo haremos”, algo que se interpretó símplemente como una expresión sin intenciones detrás, pero que ha cobrado un aspecto distinto después de que The Verge haya encontrado ciertos indicios sobre una máquina dedicada a los videojuegos que la desarrolladora estaría preparando en secreto.

Steam, la plataforma de distribución digital de Valve, ha reportado muchos beneficios a la compañía desde su creacíon, pero todavía no está presente en los sistemas de salón, un mercado complejo y muy amplio del que Newell estaría buscando una porción con una “consola” basada en su sistema de juego, colocando Steam en una posición privilegiada, con presencia en el mercado de los compatibles, el pequeño gran trozo de pastel que es Mac OS X, y el todavía por explotar mercado de las consolas domésticas. El informe de The Verge cita “fuentes” que hablan de unas reuniones que se habrían mantenido durante el CES de Las Vegas, en las que se detallaron las especificaciones básicas de esta “Steam Box“, que incluiría un procesador Intel Core i7, 8GB de memoria RAM, y una GPU de NVIDIA. La máquina sería capaz de ejecutar cualquier juego de PC dentro del catálogo de Steam, así como otros de servicios rivales, como Origin de EA según especifica la fuente.

Esta no sería por tanto una consola al uso, sino un ordenador de configuración cerrada cuyas especificaciones serían dictaminadas por Valve. La meta final de este hardware base es conseguir que los desarrolladores tengan una marca clara del ciclo de vida de sus productos, cambiando de especificación cada 3 o 4 años. Al compartir arquitectura y sistema con los ordenadores convencionales los desarrolladores no precisarían un kit de desarrollo específico, y no existirían licencias que pagar para desarrollar software para la plataforma.

Valve planearía también según las fuentes una gran variedad de periféricos USB compatibles con su máquina, partiendo con un set específico que formaría parte del pack de lanzamiento. Patentes solicitadas por Valve durante el pasado año apuntan incluso a mandos de control con partes intercambiables, que permitiría reconfigurar los contoles en base al tipo de juego o necesidades del usuario.

Según The Verge, Valve presentaría su híbrido de PC y consola durante el GDC (Games Developers Conference) que se celebrará al mismo tiempo que el Cebit de Alemania, del 5 al 10 de marzo, aunque cabe la posibilidad de que esperen al E3 para formalizar su existencia, por el mayor calado del evento.