Angry Birds no para de marcar récords y, después de haber anunciado que fue descargado más de 700 millones de veces y haberse convertido en el juego más importante de la historia en lo que a dispositivos móviles respecta, sigue generando cosillas curiosas en el mundo de la tecnología. En esta oportunidad Simon Ford, director de mbed, que es uno de los tantos brazos que tiene la empresa ARM, creó una resortera para jugar al Angry Birds.

El dispositivo utiliza un acelerómetro para determinar la posición y un sensor de estiramiento para determinar la potencia del disparo. Lo mejor de todo es que el experto creó un manual para que ustedes también puedan crear su propia resortera.