Sony presentó una nueva tecnología que permitirá reconocer qué se conecta a la red, cuánto consume y manejar un poco mejor la manera en la que recargamos nuestros dispositivos y, como no podía ser de otra manera, cobrarnos. A primera vista parece algo que no ayudará demasiado y que sólo serviría para sacarnos algo de dinero pero según la compañía esto tendrá muchísimos usos: desde cobrar a través de tu cuenta bancaria para que puedas cargar tus gadgets, recargar vehículos eléctricos, hasta evitar cortes de luz por la manera inteligente que regula el uso de la energía.

Para cobrar el sistema de Sony utiliza la tecnología NFC y RFID y si bien estaría a años de su lanzamiento comercial, este prototipo muestra cómo puede reconocer dispositivos. Lo bueno es que el dispositivo en sí no necesita ser modificado porque lo que contiene el chip NFC es el mismo cable.

La autenticación de dispositivos puede ser manejada a través de la nube y la energía brindada también puede controlarse. Por ejemplo, si la demanda excede la cantidad que hay disponible se pueden evitar cortes desconectando de manera automática los dispositivos no-vitales mientras que se pueden mantener activados los vitales como los que estén relacionados a la salud o los que estén refrigerando.

Un video que presenta el concepto fue presentado por Sony y en él se comenta que para el año 2030 existirá una nueva relación entre personas y la electricidad. Desde la compañía nipona no tienen planes para empezar a comercializar esta tecnología, pero al estar fabricando los demos no tendríamos que esperar tanto para que se implemente si está en la agenda no sólo de los usuarios sino también de los gobiernos y compañías. De hecho, de manera oficial, Sony reveló que todavía no decidieron si lanzar o no este sistema ya que no pueden implementarlo sólo desde la empresa. También están buscando acuerdos con otros fabricantes, compañías de tecnología, de la industria de la electricidad y más.

El mundo actual necesita la electricidad para funcionar y evolucionar. Nuestros ordenadores portátiles, teléfonos inteligentes, algunos automóviles que de a poco comenzarán a ser utilizados en todo el mundo utilizan energía y que se quiera utilizar de una manera más inteligente no me parece una locura sino una evolución lógica. Veremos qué sucede con esta tecnología de Sony que es, por demás, interesante.