Esa es la pregunta que Martin Klimas quiso responder y después de más de 6 meses y 1000 disparos lo hizo con una serie de maravillosas imágenes abstractas.

Sus imágenes son imposibles, o más bien sólo pueden ser reveladas a partir de la habilidad de la fotografía de capturar momentos instantáneos.

Martin Klimas, un fotógrafo del instante del que ya hablamos en alguna otra oportunidad, empezó colocando pintura de diferentes colores sobre un lienzo que a su vez se encontraba sobre un altavoz.

A continuación la música comienza y el movimiento empieza a hacerse visible. La música ha sido cuidadosamente seleccionada, normalmente algo dinámico con mucha percusión como Karlheinz Stockhausen, Miles Davis o Kraftwerk.

Kilmas fotografía con una Hasselblad con una velocidad de obturador de 1/7,000 y unas placas de plástico para evitar las manchas en su estudio. Utilizó más de 70 litros de pintura y terminó reventando dos altavoces. Aquí se puede ver su instalación para estas fotografías.

Aunque su fotografía está influenciada por artistas abstractos como Pollock o Kandinsky, él cita a Hans Jenny como su influencia. Se trata del padre de la cimática, el estudio de la forma visible del sonido y la vibración.

Via: NyTimes