Tras un mes de polémicas que abarcaron varios actores aparte de los usuarios, hoy entra en vigor la nueva política de privacidad unificada de Google, que simplifica nuestra vida a la hora de leer los términos por los cuales se rige cada servicio, pero también otorga mayores concesiones a la compañía en lo que se refiere al tratamiento de los datos. ¿En qué cambia la experiencia de cada miembro a partir de este momento?

Como ya analizamos anteriormente, la novedad principal es que 70 documentos legales (esos que nunca leemos) se reunen en uno solo. Si bien esto es práctico porque todos los datos que podemos observar en el Dashboard son tratatados ahora de la misma manera, también se abre la puerta para que sean utilizados con la idea de mejorar las funciones sociales o, peor aún, con fines publicitarios.

Incluso, como todos los servicios están siendo adaptados para vincularse con el protecyo Google+, existe la posibilidad de que Google unifique los nicknames que utilizamos y los vincule a nuestro perfil. Por ejemplo, dos sitios que permiten establecer un nombre de usuario distinto al de nuestra cuenta, son Blogger y YouTube. Si poseemos una identidad ficticia en alguno de ellos, más adelante podría reemplazarse por una real, como ocurrió con Picasa.

A raíz de esto, el propio Google explicó al Gobierno estadounidense en qué consisten estos cambios, la Unión Europea pidió una postergación de la implementación y Microsoft aprovechó para efectuar críticas a través de una campaña publicitaria. Pero, al menos hasta esta ahora, nada logró detener efectivamente la aplicación de las nuevas normas.

Por este motivo, la Electronic Frontier Foundation hizo hincapié hace unos días en un tema crucial: nuestros historiales del buscador y YouTube podrían almacenarse indefinidamente, al menos que inhabilitemos de manera expresa tanto el Historial Web como la lista de últimos videos visualizados. Personalmente, creo que esto es blanquear un comportamiento que posee Google hace tiempo, aunque nunca está demás analizar qué información personal guarda la compañía. Y ustedes, ¿cómo creen que los afectan estas novedades?