Mientras que ya nos habían mostrado cómo un sistema con pantalla transparente es capaz de mostrar un escritorio de trabajo, el día de hoy Microsoft Research muestra que estarían a un paso de crear el dispositivo ideal para convertir cualquier superficie (supongo que plana hasta que no den el paso a la AR) en una interfaz táctil.

Claro, para lograr todo esto se tiene que primero comenzar con equipos de tamaño mayor a como se lo imaginan que podría llegar a ser el final, para ello combinan una cámara de profundidad con capacidades de Kinect, un pico-proyector y un brazo sobre tu hombro para creerte el verdadero pirata informático (sólo falta el parche en el ojo y quedas perfecto.

Tras unir los aparatos, se logra que la proyección y la cámara de profundidad se combinen para detectar los movimientos de la mano y así para emular la interacción como si de una pantalla táctil se tratase. Como podemos ver se trata de interacción por detección de movimientos y no mediante el toque pero es la sensación que da al ver el vídeo. Ahora, yendo un poco más allá de lo que vemos, en Microsoft esperan que puedan minimizar el proyecto y quizás llegar al tamaño del Galaxy Beam, que sólo le faltaría la integración de una cámara de profundidad (que al parecer ya están desarrollando) y el software adecuado*. De lograrlo sería el gadget ideal para fanfarronear.