David Smith, el desarrollador de algunas aplicaciones para iOS como Audiobooks realizó en su blog un análisis de la tasa de adopción de iOS 5.1, liberado el mismo día que la presentación del nuevo iPad, el pasado día 7, en base a las descargas de su aplicación (unas 100.000 semanales, para asegurar la representatividad).

Y las cifras impresionan, Smith remarca la importancia del nuevo sistema de actualizaciones OTA (Over the air) que facilita a los usuarios enormemente la tarea. Del total de usuarios con esta funcionalidad (los que llevan por tanto iOS 5 y iOS 5.0.1), el 50% de los usuarios había pasado a la 5.1 en sólo los 5 días posteriores a su lanzamiento. Mientras, del total de usuarios, incluyendo todas las versiones de iOS aunque no tengan OTA, a día del hoy el 61% ya tiene instalada la última versión.

Apple no da números oficiales sobre las diversas tasas de adopción en las distintas actualizaciones pero sirve para hacerse una idea muy buena de hasta qué punto se consigue que un gran número de usuarios mantenga su sistema siempre con la última versión. Este hecho es importantísimo porque anima a los desarrolladores a dar el salto a la inclusión de nuevas características y a mantener actualizadas sus aplicaciones conforme lo va haciendo iOS.

Como comparativa, se apunta también a la adopción de la versión de Android más popular, Gingerbread, que después de casi un año se coloca también en torno al 61%, el mismo número que iOS ha conseguido en poco más de dos semanas. La última versión, Ice Cream Sandwich, alcanza después de seis meses, un irrisorio 1.6%, la fragmentación en Android está pasando de ser un serio problema a una lacra generalizada para todo el sistema.