Google Music ha sido uno de los proyectos Google que más hype y polémica han levantado a lo largo de su corta historia, y de los meses previos a su lanzamiento. Rumoreado como el “iTunes Killer”, una aplicación que pondría fin al éxito de ventas musicales de su rival Apple, lo cierto es que aunque de entrada se ofreció un buen puñado de características, éstas no fueron lo suficientemente innovadoras como para plantarle cara.

Y no sólo para eso, sino que tampoco parece que Google Music esté teniendo mucha repercusión en el terreno del streaming de contenidos y/o de venta de música en línea. Los factores clave son mucho, y uno de ellos, el timing. Google tardó demasiado en sacar un producto que había creado muchas expectativas, pero además, se le adelantaron otros tantos. Por ejemplo, la acogida de los armarios digitales de Amazon creó bastante repercusión y la acogida fue mejor.

iTunes parece seguir estando en la cumbre de las tiendas digitales de música, y cada vez son más los servicios como Spotify, que por cierto han sabido actualizarse e innovar. Sin embargo, Google Music parece estancada, y aún ni siquiera ha salido de Estados Unidos. Lo malo es que podría no llegar a salir nunca, o al menos eso es lo que dicen muchos expertos. Hoy por ejemplo se publica un artículo en el que se habla de la gran pérdida de usuarios que está sufriendo el servicio, con personas que abandonan semana tras semana sus aplicaciones. Según TechCrunch, la falta de marketing y la pérdida del acuerdo con Warner Music son factores clave.