Con la proliferación de juegos como Angry Birds, Cut The Rope o Draw Something, para muchos el mercado de consolas portátiles ya fue usuarpado por los smartphones. Aunque cada vez estas aplicaciones descargables son más populares, Sony ha optado por ofrecer una experiencia de juego completa en una plataforma móvil. Por 249 €/$, cualquiera puede hacerse de una PlayStation Vita, la segunda entrega por parte de Sony en el mercado de las consolas portátiles.

Después del éxito conseguido por la PlayStation Portable, Sony nos presenta la PS Vita, una consola portátil que se caracteriza por su gran potencia, hermosa pantalla y elegante diseño. Desde que sacas la consola de la caja, te das cuenta que estás frente a una maravillosa pieza de hardware. Cada detalle ha sido cuidado. Elegantes curvas con botones bien distribuidos, gran superficie con un peso ligero y una pantalla OLED de 5 pulgadas, de la cual es difícil apartar la vista una vez que encendemos la consola.

“Vita” significa “vida” en italiano y latín, precisamente lo que Sony espera que la PS Vita traiga al mercado de las consolas móviles. Después de todo, con la PS Vita estamos hablando de la mejor consola portátil jamás fabricada, gracias a su procesador de cuatro núcleos ARM Cortex-A9 y una versión optimizada del GPU de PowerVR SGX543MP4, además de 512MB de RAM y 128 de RAM para video. Todo esto permite correr juegos con potencia gráfica no muy alejada del PlayStation 3 en una pantalla OLED de 5 pulgadas. No obstante, también existe la posibilidad de que estemos hablando de la última consola de este tipo, dependiendo de la demanda en el futuro.

Pantalla

Impresionante. Si tuviera que elegir una palabra para describir la pantalla de la PS Vita, sería “impresionante”. A primera vista, la pantalla es uno de los aspectos que más llaman la atención en la PS Vita. Con un tamaño de 5 pulgadas y resolución de 960 x 544 píxeles, la pantalla Super AMOLED Plus de Samsung se convierte en una de las cartas fuertes de la PS Vita. Al verla, es fácil recordar el retina display del iPhone 4 y, aunque el dispositivo de Apple tiene resolución un poco mayor (960 x 640 píxeles), la diferencia es despreciable por lo bien que lucen los juegos y aplicaciones todo el tiempo.

Los colores en la pantalla del PS Vita lucen fantástico. El contraste de negros tiene un negro puro que en ocasiones nos hace olvidar dónde termina la pantalla y comienza la consola; además, el brillo es excelente. Otro de los aspectos que destacan en la pantalla de la PS Vita son los muchos ángulos en que puede ser apreciada. Aún con ángulos muy grandes, la imagen se mantiene clara; incluso se puede ver con un ángulo cercano a los 180 grados.

En el apartado táctil, la PS Vita utiliza una pantalla capacitiva multitouch. Sin ser nada muy espectacular, la pantalla se comporta justo como debería. Ofrece una buena respuesta y también gran precisión, aunque los amantes del stylus tendrán que usar sus dedos. Si algo habrá que reprocharle a la pantalla es lo fácil que mancha con las huellas de nuestros dedos, pero nada que no se pueda limpiar fácilmente.

Controles

En cuanto a las formas de interactuar con la consola, la PS Vita se muestra bastante completa. Incorpora los botones tradicionales (D-Pad, triángulo, cuadrado, círculo y cruz), un par de joysticks –que toman una mayor importancia a la hora de jugar, a diferencia de lo ocurrido con el PSP–, la pantalla táctil antes mencionada, además del conjunto de sensores de movimiento –giroscopio, acelerómetro y brújula digital—que permiten a la PS Vita comportarse como el control Sixaxis del PS3. No obstante, donde se introduce una mayor innovación es en el panel multitáctil de la parte trasera del dispositivo, que llega para ampliar las posibilidades en cuanto a la experiencia del juego.

El panel multitáctil de la parte trasera del PS Vita llama mucho la atención. Su principal propósito es ayudar a la manipulación de elementos en la pantalla sin que nuestros mismos dedos nos eviten ver lo que ocurre. Como es algo nuevo, en un principio puede resultar algo complicado de manejar, pero eventualmente te adaptas bastante bien y se convierte en una gran opción para el manejo de la consola.

Durante los juegos, los controles responden bastante bien, además de que las interfaces explotan las capacidades del PS Vita, permitiendo manejar la consola de manera intuitiva.

Cámaras

La PS Vita cuenta con un par de cámaras, una frontal y la otra trasera, con soporte para capturar imágenes en resolución VGA (640 x 480). Aunque hacer fotografía no es uno de los propósitos de la consola, la calidad de las imágenes dista mucho de ser buena, por lo que se podría decir que el par de cámaras constituyen uno de los puntos débiles de la portátil. Además de la mala calidad de imagen, la PS Vita tarda alrededor de cinco segundos en guardar una fotografía en memoria antes de poder volver a usar la cámara, lo que resulta un poco frustrante. En una actualización, Sony agregó la posibilidad de grabar audio y video, aunque para esto también optaría mejor por un smartphone.

Por otro lado, para lo que sí funcionan bien ambas cámaras son para los juegos que incorporen realidad aumentada y el chat de video. Para este par de propósitos, las cámaras de la PS Vita cumplen con su función. No obstante, yo buscaría usarla solo cuando es indispensable, como los juegos de realidad aumentada, y dejar el chat de video y la toma de fotografías para algún otro dispositivo.

Software

El sistema operativo del PS Vita está inspirado en smartphones. Se nos presenta una pantalla con las aplicaciones en burbujas y una barra de estado. En ella podemos ver la hora, datos sobre conectividad, estado de batería y procesos, además de un apartado para notificaciones, donde se nos informará si hemos desbloqueado un trofeo o si ha terminado alguna descarga, por ejemplo.

En cuanto a aplicaciones nativas, la PS Vita cuenta con un navegador, acceso a la tienda de la PlayStation Network, Google Maps y algunas otras funcionalidades sociales. Cuando enciendes la consola por primera vez, la sugerencia es abrir Welcome Park, una aplicación sencilla que nos brinda una introducción a las funcionalidades básicas del sistema. Además están las tradicionales aplicaciones para intercambiar mensajes y ver perfiles de nuestros amigos, pero destaca una aplicación que llama bastante la atención: Near. Near es una especie de red social basada en geolocalización que sirve para encontrar otros jugadores cerca de ti e interactuar con ellos, por lo que tiene un buen potencial.

La PS Vita cuenta también con un botón de Home. Aunque hoy en día un botón así resulta indispensable para prácticamente cualquier dispositivo, cabe destacar lo bien que funciona en la PS Vita. Cambiar entre aplicaciones es un proceso muy rápido y sencillo. Aunque estemos jugando algo, basta presionar al botón para volver a la página principal y después podemos resumir con la misma fluidez nuestro juego, que se almacenará en una pestaña. Con otras aplicaciones como Facebook o Twitter, se podría decir que la PS Vita es un dispositivo bastante completo también en el apartado de software.

Conectividad

La PS Vita se presenta tanto en versión WiFi, como en WiFi + 3G. La versión 3G incorpora un GPS, además de la posibilidad de integrar una tarjeta SIM para no depender de una red WiFi al momento de jugar en línea, pero personalmente me parece algo no muy necesario habiendo otras opciones como hacer tethering con el smartphone. Claro, comunicarse mediante la PS Vita en cualquier lugar y momento es una opción que se agradece.

En cuanto a conectividad, hay dos aspectos que me gustaría destacar. Primero, la posibilidad de jugar en modo cruzado con la PS3; aunque por lo pronto no hay tantos títulos que soporten esta capacidad, en el futuro puede ser bastante interesante. Segundo, la PS Vita no está ligada a una región. La única limitante es que no puedes usar más de una cuenta a la vez (lógico), por lo que al cambiar cuentas el sistema solicita formatear la memoria.

Batería

Una gran potencia conlleva poca vida de la batería. Es normal en dispositivos de este tipo perder un poco de autonomía en pro de potencia gráfica, aspecto en el que se podría mejorar, pero no es tan grave. La PS Vita soportó entre 3.5 y 4 horas de uso intenso y entre 5 y 6 de uso un poco más moderado. Además, el tiempo de carga está bastante bien. En el manual indica que toma alrededor de 2 horas con 40 minutos para recargar por completo la batería y eso fue más o menos lo que tardé con el adaptador a corriente.

Conclusión

9

La PS Vita es un gran dispositivo. No sería una exageración afirmar que estamos ante la mejor consola de videojuegos portátil jamás creada. Los jugadores estarán contentos por la gran potencia que los cuatro núcleos proveen al dispositivo, además de que los juegos lucen asombrosos en la pantalla. Además, Sony logró todo esto sin disparar el costo de la consola, por lo que la PS Vita ofrece grandes capacidades a un precio justo.

Además de la potencia y la pantalla, el panel multitáctil de la parte trasera es una gran novedad presente en la PS Vita. Personalmente me gustaría ver esta tecnología implementada en otros dispositivos como la línea XPERIA, por ejemplo. Es una gran innovación por parte de Sony que podría utilizarse para facilitar el manejo de otros dispositivos.

En el aspecto negativo podríamos mencionar las cámaras. Aunque no son esenciales para la PS Vita, la calidad de las imágenes demuestra que prácticemente están solo para cumplir con el requisito. No obstante, si tuviera que sacrificar algo para mantener bajo el precio, sería precisamente el poder de las cámaras. En el apartado de aspecto negativo también podríamos mencionar la vida de la batería que, aunque es entendible, una vida media de 4 horas resulta poco para los heavy users.

Como en toda consola de videojuegos, la principal incógnita reside en el catálogo de juegos. De poco sirve una gran potencia y una pantalla hermosa si o hay juegos para explotarlas. Según se han pronunciado los directivos de la empresa, parece que tendrá juegos de peso.

El precio de la PS Vita es de 249 €/$ para el modelo WiFi y de 299 €/$ para el WiFi+3G.