Siguiendo la estela del exitoso Raspberry Pi, Cotton Candy, el micro ordenador con la forma de una unidad flash, será lanzado muy pronto, tras varios meses de desarrollo y un pequeño rediseño. Si recordais, os hablamos de este dispositivo en el mes de noviembre, después de que se anunciase como proyecto por una pequeña compañía llamada FXI Tech, como un diminuto ordenador capaz de funcionar enchufándolo directamente a cualquier pantalla de televisión, o incluso a otro ordenador, “secuestrando” los periféricos de entrada/salida y arrancando su propio sistema operativo, Android o Ubuntu Linux.

Sus especificaciones técnicas no han cambiado desde la última vez, y sigue incorporando un SoC con CPU ARM Cortex-A9 de doble núcleo a 1.2Ghz y 1GB de memoria RAM, bastante por encima del “ordenador de 25 dólares”. Cotton Candy integra una GPU ARM Mali-400MP como la que se encuentra dentro del smartphone Samsung Galaxy S II, que le otorgará un rendimiento notable, a la altura de tablets de generación actual, que son capaces de mover sin mucho estrés juegos de alto rendimiento. Con slot MicroSD, conectividad inalámbrica Wi-Fi 802.11b/g/n, Bluetooth 2.1 + EDR y un puerto Micro USB convierten a este pequeño dispositivo virtualmente en una “tablet sin pantalla”.

El miniordenador, que ha sufrido una ligera metamorfosis ya está preparado para su comercialización, y FXI Tech lo lanzará este mismo mes, a un precio de US$199. Antes de que consideremos que el precio puede parecer alto, si lo comparamos con el recien lanzado Pi, hay que tener en cuenta varios factores: este es el ordenador más pequeño de su categoría, pudiéndose instalar en cualquier sitio sin que estorbe y con la posibilidad de transportarlo, literalmente, en un bolsillo, algo que otras soluciones de precio similar no permiten. Además, por sus especificaciones técnicas puede competir con los equipos ARM más punteros del mercado, siendo capaz de reproducir contenido en alta definición entre otras virtudes, aunque quizás las soluciones basadas en x86 y de mayor tamaño puedan tener mejores prestaciones, con mayor almacenamiento. Es interesante el cambio de rumbo que está experimentando la industria en los últimos tiempos, miniaturizando los equipos y cambiando el enfoque de su comercialización hacia el entretenimiento como principal atractivo. Quizás en unos años la novedad sea un PC de tamaño completo, como los que hoy utilizamos por norma general.