Hasta el día de hoy, el limite del tamaño permitido para las aplicaciones alojadas el Android Market era de 50 MB, los cuales ya resultaban insuficientes para una gran parte de las aplicaciones, provocando que los desarrolladores tuvieran que proporcionar un APK que una vez instalado descargaba el resto de los archivos desde el servidor del propio desarrollador, con el consiguiente gasto extra al tener que pagar el trafico generado en su hosting.

No solo eso, sino que el tiempo de prueba de una aplicación de pago comenzaba a correr desde el momento en que se descargaba completamente la aplicación del Market, por lo que si posteriormente teníamos que bajar archivos de otro servidor para completar la operación, muchas veces al terminar de realizar estas descargas el tiempo de prueba ya había concluido.

Afortunadamente Google ha recapacitado sobre esta situación y ha aumentado el limite de alojamiento de aplicaciones en sus servidores hasta los 4 GB, permitiendo alojar el archivo APK de 50 MB y dos archivos de hasta 2 GB de tamaño por cada uno, con la condición de que uno de estos archivos no se actualice muy seguido.

Sin duda una buena noticia tanto para desarrolladores como para usuarios y que ayudará a frenar un poco la gran fragmentación vista en la plataforma hasta ahora, ya que algunos desarrolladores optaban por crear diferentes versiones de una misma aplicación para ser compatible con la mayoría de dispositivos Android en el mercado sin sobrepasar el limite impuesto por Google (algo que comentamos hace unos días tendrá que hacer Apple para evitar problemas con la llegada de una Retina Display del iPad).

Sin embargo, lo anterior podría ser un arma de doble filo, ya que puede darse el caso de que los desarrolladores abusen de esta nueva política al no tener que optimizar el tamaño de sus aplicaciones, lo que afectaría en gran medida a los usuarios que tienen poco espacio de almacenamiento en sus dispositivos.

Imagen : Family O’Abé