Hoy en día, gran parte de la música se consume a través del ordenador, que ha pasado a ser un aparato más dentro de nuestras casas. Con el podemos ver cine, series o, como no, disfrutar de nuestra colección musical, la cual dicho sea de paso a comenzado a pasar de ser algo que ocupaba mucho espacio físico a algo que solamente ocupa espacio digital.

Por ello, me he decidido a recopilar una lista de utilidades que nos ayudará a mantener nuestra librería musical y cambiar entre formatos Lossless (formatos sin pérdida) y formato MP3, que a día de hoy sigue siendo el más utilizado debido a su excelente ratio entre calidad y espacio.

Monkey’s Audio (.APE)

Esta sencillísima aplicación nos ayudará a codificar y decodificar archivos .APE. Se trata de la aplicación oficial de un formato que es lossless, es decir, que no pierde nada de información cuando se utiliza, por lo que tal vez queramos pensarnos si pasar nuestros .APE a -.WAV con el objetivo de pasarlos más tarde a .MP3.

Su utilización es realmente sencilla, y basta con abrir la carpeta y ficheros de nuestra elección, para después comprimir o descomprimir su audio. Los formatos soportados son .WAV y .APE, dependiendo de la operación que queramos realizar, y la aplicación nos permite seleccionar opciones como el nivel de compresión, algo que será determinante para el tiempo de proceso.

Flac Frontend (.FLAC)

FLAC es el formato sin pérdida por excelencia, y un tipo de fichero que muchas personas han comenzado a utilizar tras el salto que pegó la informática en el terreno del almacenamiento hace unos años. La reducción de costes hizo que fuera posible la utilización de discos duros y otros dispositivos de almacenamiento con mayor capacidad, y que los más fanáticos de la música se lanzaran a disfrutar de la mejor calidad sin renunciar a pérdidas.

Flac Frontend permite utilizar el formato FLAC y le proporciona una interfaz amigable al usuario, desde la cual es posible trabajar tanto con archivos .FLAC y decodificarlos como con archivos .WAV para hacer lo propio. Porque en muchos casos el caso es diferente, y los usuarios buscan como pasar su colección .FLAC a .MP3. Este programa es el más recomendable para ello, aunque nos hará falta el siguiente de la lista para codificar en MP3.

Razor LAME (.MP3)

Razor LAME es otro frontend o interfaz, el cual nos permite utilizar LAME y sacar todo el partido de él. Para quienes no lo conozcan, decir que LAME es tal vez el codificador de MP3 más conocido del mundo, y Razor LAME no hace más que darnos un entorno gráfico desde el que nos podemos ahorrar el tener que lidiar con la a veces engorrosa línea de comandos.

LAME y su frontend nos permiten comprimir archivos MP3, desde un origen .WAV, por lo que su utilización es ideal en combinación con los dos programas anteriores de la lista si lo que queremos es pasar de un formato lossless a MP3 por cuestiones de espacio, o sencillamente porque nuestro oído no nota diferencia entre un MP3 con buena calidad y un archivo sin pérdidas.

FLAC to MP3 Converter

Utilidad para los que no quieran perder el tiempo configurando cada parámetro. Personalmente, recomiendo utilizar los programas de #1 a #3 para trabajar con archivos musicales, pero soy consciente de que no todo el mundo desea, por ejemplo, pasar de FLAC a WAV y más tarde repetir la operación para comprimir el archivo resultante en MP3.

FLAC to MP3 nos ahorra ese paso, y se encarga personalmente de realizar ambas operaciones para nosotros. Básicamente, decodifica el archivo lossless y más tarde lo vuelve a codificar. Las opciones no son todo lo configurables que nos gustaría, pero sin duda hace bien su trabajo, y es un recomendado para los más novatos por su facilidad de uso.

Audio Transcoder

Audio Transcoder entraría en la misma línea que FLAC to MP3, y de hecho nos permite convertir entre varios formatos, como por ejemplo APE a FLAC o viceversa, por si lo que estamos buscando es utilizar siempre el mismo formato para nuestros archivos sin renunciar a la calidad musical.

Su utilización es realmente sencilla, y tan sólo hay que abrir el archivo o archivos que queramos transformar y seleccionar un formato de salida. Lamentablemente, esta utilidad es de pago, pero cuenta con un periodo de prueba de 14 días con los que podemos hacernos una idea de como funciona.