Tal como comentábamos hace unos días, Google planea actualizar su política de privacidad, con la finalidad de unificar todo el marco legal detrás de sus productos en un único documento y que entraría en vigencia en poco menos de un mes. Los cambios abarcan más de 60 servicios, entre los que se cuentan los más populares, Gmail, Youtube, la red social Google+ y por supuesto el propio buscador.

La implementación de esta nueva política tiene como objeto integrar los datos que los usuarios entregamos en los diferentes servicios de la compañía, en una única base de datos, facilitando la manera de compartirlos entre ellos. Para nosotros los usuarios, esto se traduce en términos y condiciones más fáciles de leer y entender (¿alguno de ustedes ha leído los actuales?) también se  asegura, que con este cambio tendremos una mejor experiencia al hacer uso de los distintos servicios, y resultados más preciso a la hora de realizar búsquedas.

Frente a las autoridades, Google también ha procurado ser transparente, pero los entes encargados de velar por la privacidad de los usuarios en la Unión Europea parecen no estar conformes con la información que tienen en sus manos, razón por la cual, han solicitado al gigante de internet una ‘pausa’ en sus planes para poder investigar un poco más el asunto.

En una carta enviada por la Comisión de Protección de Datos de la UE a Larry Page, CEO de Google, se lee lo siguiente:

«Considerando la gran cantidad de servicios ofrecidos por ustedes, y la popularidad de los mismos, estos cambios en sus políticas podrían afectar a muchos residentes de la mayoría o todos los estados miembros de la Unión Europea»

En la misma carta, la Comisión antes mencionada expresa su deseo de evaluar de manera coordinada -con Google- la forma en que estos cambios podrían afectar la privacidad de los usuarios.

Viviane Reding, Comisaria Europea de Protección de Datos, anunció la medida como un paso importante en la afirmación de la autoridad que tiene la Unión Europea en los asuntos relacionados con la privacidad en internet. Del otro lado, en Google se mostraron sorprendidos por la solicitud y a través de su portavoz, Al Verney, expresaron:

«Hemos notificado a la mayoría de los miembros de la Comisión en las semanas previas a nuestro anuncio… ninguno expresó preocupación al respecto durante ese tiempo, pero por supuesto que estaremos felices de dialogar con cualquier autoridad de protección de datos que tenga preguntas.»

Un dato importante, es que todo esto se produce pocos días después de que la Comisión Europea  anunciara un proyecto, mediante el cual se busca reformar las leyes que rigen la protección de datos, vigente desde hace 17 años. Esta reforma, entre otras cosas, obligaría a empresas como Facebook, Google y Yahoo a solicitar de manera explicita el consentimiento de los usuarios para almacenar y vender su información a terceras partes, como por ejemplo, a los anunciantes.

Hay que destacar que Google no está legalmente obligado a responder a esta solicitud, sin embargo, es muy probable que ambas partes lleguen a un acuerdo, como lo han hecho en otras oportunidades.

Foto (CC): Raul Ochoa