Tesla lo vuelve a hacer, esta noche han hecho la presentación en EE.UU. de uno de los nuevos coches eléctricos que llegará el año que viene a sus carreteras, el nuevo Tesla Model X. Este coche eléctrico es una versión del anterior Tesla Model S, pero pasando de modo deportivo a un coche en formato Crossover.

Técnicamente es capaz de llegar a las 60 millas por hora en 4.4 segundos, más pesado que el Tesla S por lo que sus baterías de 60 y 85 kWh duran algo menos. Tiene unas puertas traseras en modo ala de gaviota, aunque las delanteras son puertas corrientes nuestro corazón geek se enciende por su parecido al Delorean DMC-12. Pero nosotros, como vamos a lo que vamos, hemos visto que el nuevo Tesla Model X incluye una pantalla de 17 pulgadas táctil en su salpicadero y de nuevo, funcionando gracias a un procesador NVIDIA Tegra.

Y la verdad, siendo como somos, con saber que se trata de un coche eléctrico y que tiene una grandísima pantalla táctil con la que jugar en la interfaz para controlar el coche, nos da igual el resto, incluso que Tesla solo venda sus coches en EE.UU. y no se puedan importar a otros países.