Como todas las empresas más importantes en el ámbito de la tecnología, Microsoft también tiene un laboratorio de desarrollo donde se crean y estudian tecnologías con la idea de que formen parte de nuestro futuro. De ahí surgieron proyectos como Kinect, por ejemplo. En esta oportunidad dos personas del Applied Sciences Group de la empresa mostraron un prototipo de escritorio 3D que es verdaderamente sorprendente.

Como se puede observar en el video, el sistema utiliza una pantalla OLED hecha por Samsung que es transparente y tiene el teclado detrás. Para funcionar reconoce los movimientos de las manos y, si éstas están apoyadas en el teclado, funcionará como un ordenador común y corriente mientras que si el usuario levanta las manos reconocerá los movimientos a través de los sensores que utiliza Kinect.

Pero no termina ahí. Los sensores de Kinect no sólo determinan la posición de las manos del usuario, sino también de su cabeza. Esto permite generar un entorno tridimensional sin que importe la perspectiva. Un sistema de lo más innovador, sin lugar a dudas. No estaría nada mal poder probarlo y ver qué tal funciona en la realidad.