Durante una entrevista con el diario sueco Dagens Industri, Victor Saeijs, Vicepresidente Senior de Nokia Latinoamérica, dijo que Nokia no tiene un plan de respaldo en caso de que su convenio con Microsoft no produzca los resultados esperados que los puedan sacar de la debacle en la que han caído desde hace unos años.

A pesar de que comenta que el Lumia 800 es el segundo smartphone más vendido en Dinamarca y el tercero en Suecia, también admite que para poder salir victoriosos en este competido mercado deben de tener éxito en los EE.UU., situación que los catapultaría hacia el resto del mundo pero que por el momento aún se ve como algo muy difícil de lograr para un solo dispositivo (el Lumia 900).

Aunque no lo quieran admitir, la responsabilidad sobre el futuro de la compañía finlandesa recae directamente en lo que hagan en Microsoft, quienes tienen la obligación de ofrecer una experiencia de usuario diferente y una gama de servicios que hagan despegar por fin al ecosistema de Windows Phone. Si bien Mango fue un avance importante no ha terminado de convencer a los usuarios de que el sistema operativo móvil de Microsoft es la tercera plataforma más importante del momento.

Habrá que esperar a ver lo que ofrece Windows Phone 8, la que parece ser la última llamada para que Nokia pueda regresar a los primeros planos en la comercialización de smartphones, sin embargo Apollo no estará listo hasta el cuarto trimestre de 2012, lo que puede ser demasiado tarde en un negocio tan vertiginoso como este.

Si el plan B no funcionara, Nokia se vería en verdaderos aprietos. No creo que revivir a Maemo o Symbian sea una opción y tanto los chicos de Tizen como los de Android no recibirán con los brazos abiertos de nuevo a los finlandeses. En todo caso un plan C podría ser la completa adquisición de Nokia por parte de Microsoft, algo que seguramente hará muy feliz a Elop y compañía (e inclusive podría ser lo que buscaban desde el principio).

Vía: Intomobile