Mucho se está hablando de la nueva política de privacidad que Google anunció hace unos meses y que pretende unificar los términos de todos sus servicios para dar así un mayor control al usuario, o al menos eso dicen los de Mountain View. Después de que se hayan alzado muchas voces críticas e incluso varios organismos hayan pedido a Google detener el proceso, esta nueva política unificada entra en vigor mañana, pero ahora es Francia la que lo dice claro: Las nueva política unificada puede violar las leyes de la Unión Europea.

Google ha estado intentando que su iniciativa saliera adelante, incluso cuando organismos como la propia Unión Europea o Estados Unidos habían pedido que retrasaran su entrada en vigor, algo que Google nunca quiso. Sin embargo, no han tenido problemas en explicar de qué se trata el cambio en las políticas de privacidad, y han ofrecido explicaciones que no terminaban de convencer.

Prueba de ello es que la Comisión Nacional de la Computación y las Libertades Civiles francesa ha alertado hoy de la ilegalidad de la política respecto a las leyes europeas. Y para ello ha escrito otra carta a Larry Pag, la cual puede encontrarse online, en la que exponen que pese a simplificar los términos, en ellos no se expone cómo usará Google los datos privados, y acusa a los americanos de que no se hace de forma deliberada, ya que se usan para rastrear a las personas y ofrecerles así mejor publicidad, o lo que es lo mismo, traficar con los datos y/o sacar provecho de ellos de formas muy dudosas.

Más que promover la transpaencia, los nuevos términos y el hecho de que Google exponga públicamente que combinará los datos de sus servicios despierta miedos acerca de las practicas actuales de Google. Nuestra investigación muestra que es extremadamente difícil saber exactamente qué datos son combinados con qué servicios y para qué fines, incluso para profesionales del mundo de la privacidad.

Eso es. Google nunca lo ha negado (el vídeo que acabáis de ver trata de vender al usuario las nuevas políticas), pero por supuesto tampoco ha hablado del uso de esos datos. Con los nuevos términos Google no sólo se asegura de que cualquiera que use un producto Google tenga que aceptarlos –Sería muy fácil dejar un producto de lado, pero tal vez no tanto dejar 10 productos que se usan diariamente– sino que también se asegura el uso de los datos en cualquiera de los servicios y combinar los mismos con otros, incluso con futuros productos cuando sean lanzados. Y es aquí donde entraría en conflicto con las actuales leyes europeas.

Dejando a un lado que la nueva política unificada de Google pueda violar o no las leyes europeas, y recordando que tan sólo queda un día para su entrada en vigor, ¿de qué lado estáis? La nueva política implica tener que echar un único vistazo para saber qué pasará con nuestros datos y cómo será su tratamiento, mientras que hasta ahora teníamos que mirar los términos y políticas de cada uno de los servicios Google de forma individual. La polémica está servida.