Una a una las empresas que no han podido ponerse a tono con la era digital van cayendo y Kodak sigue siendo la noticia numero uno, tomando decisiones acerca de su futuro debido a la falta de visión que tuvieron en su momento. A principios de este año el gigante analógico se preparaba para una bancarrota inminente mientras que 20 días después se declaraba oficialmente falta de fondos, optando voluntariamente a la quiebra en pos de reorganizar sus negocios.

Hoy ha puesto un clavo más en su compañía, al menos en el área fotográfica, anunciando el cese de producción de cámaras digitales, con la idea de enfocarse en negocios más rentables, como la impresión y dispositivos con ese fin. Este movimiento empresarial supone un presunto ahorro de $100 millones de dolares anuales, respiro que permitiría a la compañía continuar a flote y operando fuera del área que la hizo famosa alguna vez.

Según la nota de prensa, sus negocios a partir de ahora se centraran en:

  • Kioskos de revelados digitales
  • Impresoras de chorro de tinta
  • Aplicaciones de Facebook
  • El sitio Kodak Gallery
  • Accesorios y baterías para cámaras, que serian universales y compatibles con cualquier marca
  • Film analógico

¿Que significa esto para el usuario común? Absolutamente nada. Tal vez los usuarios amateurs dejarán de ver las cámaras de Kodak en las estanterías, pero no más que eso. Pero hay otras personas que ahora mismo están refregando sus ojos, viendo caer la compañía que alguna vez los acompaño en sus primeros pasos en el mundo de la fotografía.

Una vez más, adiós Kodak, gracias por todo.

Foto: The Shaun Woods