Con Android 4.0 “Ice Cream Sandwich” aún sin estar disponible para la mayoría de dispositivos, y lo que es peor, sin esperanzas de que vaya a estar disponible algún día, Google ya esta trabajando duramente en la siguiente versión. Al igual que ha venido pasando hasta ahora, esta no sólo llevaría una nueva numeración, sino también un nombre clave que continúa con las letras del alfabeto y que de nuevo se refiere a un postre o a un dulce: Jelly Bean. Y para sorpresa de muchos, este podría ver la luz en tan sólo unos meses, y más concretamente en junio.

La información viene de DigiTimes, un tabloide que ha acertado en muchas otras ocasiones, y que ahora habla del segundo cuarto de 2012 como la fecha en la que Google haga público el nuevo Android.

Respecto al sistema, se dice que se centrará de nuevo en las tablets y tablet PCs, aunque con un poco de suerte esta vez no será exclusivo de las mismas, algo que ya pasaba con Honeycomb. En ese caso, Android acabó unificándose con su versión móvil y transformándose en la versión actual, Ice Cream Sandwich. ¿La mayor novedad? Soporte para arranque dual, algo que permitiría intercambiar entre Android y el nuevo Chrome OS sin tener que apagar el dispositivo.

Se trataría de la respuesta de Google al nuevo Windows 8, un sistema que también se centra en tablet PCs. De momento habrá que esperar, aunque seguramente veamos algo (tal vez el anuncio oficial) en el Google I/O que se celebra en junio.