Aunque la moda de las tablets ARM ha hecho pensar a muchos que no existen alternativas con procesadores x86 tradicionales, fabricantes como Gigabyte se han empeñado en demostrar lo contrario a base de productos que desafortunadamente pasan más bien desapercibidos. La firma lanzó el año pasado su tablet S1080 basada en los procesadores Intel Atom, con un diseño muy sobrio, múltiples puertos de conexión y el funcionamiento básico de un netbook con Windows 7, y a pesar de que su éxito en el mercado ha sido más bien efímero en parte por un precio poco competitivo, el fabricante ha decidido lanzar una nueva versión actualizada con Cedar Trail, la última plataforma de Intel en CPUs de bajo consumo.

Aunque el nuevo nombre, que difiere del anterior en una simple cifra, pueda sugerir lo contrario, los cambios de esta nueva tablet no se limitan a una mayor frecuencia de reloj, sino que incorpora también algunas novedades bastante interesantes. La principal novedad radica en el interior de los nuevos chips Intel Atom de serie Cedar Trail, que como buen chip todo en uno integra en el mismo encapsulado un chip gráfico, bastante más potente que generaciones anteriores según la propia Intel. La nueva Gigabyte S1081 incorpora las CPUs Atom N2800, con una frecuencia de 1.86Ghz y doble núcleo, y aumenta el soporte de memoria RAM máxima a 4GB, lo que puede ayudar al rendimiento general del sistema operativo preinstalado, Windows 7. Se incluye también como novedad un puerto HDMI, en lugar del clásico VGA, lo que permitirá conectar el dispositivo a cualquier tipo de televisión de alta definición o monitor de ordenador de nueva generación. Otros cambios también notables incluyen opciones para mayor almacenamiento — hasta 500GB en disco duro o 256GB en unidad SSD — y chip de comunicaciones con Bluetooth 4.0. El resto de las especificaciones técnicas no han sufrido alteraciones.

Gigabyte no ha comunicado todavía el precio o fecha de lanzamiento de esta nueva versión de su única tablet x86 con Windows, aunque probablemente aparezca pronto, a un precio bastante similar al de su predecesora, que superaba los 500 Euros en sus configuraciones base. Quizás le iría mejor con un arranque dual entre Windows y Android Ice Cream Sandwich, optimizado para los procesadores x86 de Intel.