Aún sin SOPA, los Estados Unidos continúan con la política de incautar dominios que violan las leyes de dicho país, sin importar dónde están radicados ni las normativas locales. La novedad de esta mecánica, es que el Gobierno logró apropiarse de una dirección registrada ante una compañía extranjera, por medio de la intervención directa de Verisign, aunque claramente no era su jurisdicción.

El hecho ocurrió a raíz de la acusación contra Calvin Ayre, fundador de la firma de apuestas en línea Bodog, un servicio que fue considerado ilegal por los fiscales federales. Ocurre que este tipo de sitios está prohibido en estados como Maryland, uno de los lugares donde Ayre captaba usuarios que efecturan pronósticos deportivos. El reclamo se concentra, en especial, en la transferencia de fondos al exterior, porque la empresa está radicada en Canadá.

En dicho país fue donde Bodog registró el dominio bodog.com, a través de DomainClip, un operador de Vancouver. Lógicamente, cuando el Department of Homeland Security quiso incautarlo como hizo en su momento con Rojadirecta, se encontró con esta traba. ¿Y eso fue un impedimento para ejecutar la medida ordenada por el Distrito de Maryland? Pues no.

En lugar de recurrir a DomainClip, se envió una orden a Verisign, quien se encarga de operar los servidores raíz, para efectuar el correspondiente cambio de los DNS. Eso fue aceptado, por lo cual ya puede verse en la web el típico aviso que sale cada vez que se ordena una incautación.

El problema es que ICANN decidió hace tiempo mantenerse al margen de esta política, por lo cual cualquier dominio .com, .net o .org (entre otros) es susceptible de ser dado de baja, sin importar la ubicación geográfica de todas las partes involucradas, ya que Verisign funciona en suelo estadounidense. Es decir que, una vez más, se afecta la soberanía de otros países a la hora de fijar leyes que puedan afectar a Internet.

Por este motivo, ya son varios los servicios que han decidido abandonar las direcciones genéricas para recurrir a sufijos de país, como es el caso de The Pirate Bay. Incluso, para evitar el control y censura por parte de cualquier gobierno, también existe el proyecto P2P DNS, que propone un sistema descentralizado. ¿Será hora de que esta propuesta se haga realidad?