Angry Birds ya se puede jugar también en Facebook, un día antes de lo esperado porque Rovio Entertainment, propietarios de este popular juego casual, había comunicado que lanzarían el título en la red social el 14 de febrero. ¿Y cómo es jugar en Facebook?

La dinámica del juego es exactamente la misma que en su versión para otras plataformas: tenemos una serie de pájaros mosqueados, porque una piara de cerdos les han robado sus huevos, que debemos lanzar mediante un tirachinas contra diferentes estructuras donde se protegen uno o varios porcos para terminar con ellos. Cada nivel se va poniendo más difícil al tener que acabar con un número mayor de cerdos y ser las estructuras a derribar más complejas.

Hasta aquí la historia de siempre, de la que muchos estamos cansados. Pero entonces aparecen las características sociales, y la cosa cambia: por un lado podemos invitar a nuestros amigos a jugar, y por el otro o lo más interesante, cuando estamos jugando, vemos un ranking donde se muestra nuestra puntuación y la del resto de nuestros amigos que estén jugando rotándose los puestos automáticamente (cuantos más puntos consigas, tu posición en el ranking subirá y la de tus amigos bajará). Es decir, que los piques están asegurados.

¿Será suficiente para que la gente juegue Angry Birds en Facebook? Sinceramente pienso que si. Como decía muchos estamos cansados de Angry Birds, pero al existir ese factor competición entre amigos jugarlo en Facebook se vuelve más interesante. Además, no podemos olvidar que estamos ante una primera versión que Rovio irá evolucionando y seguro que añadirán más características relacionadas con lo social.

La parte menos buena es que, al menos en mi caso, al jugar Angry Birds en Facebook los consumos del navegador (Chrome) se disparan y como consecuencia el equipo se ralentiza.