No es novedad que con el ya instalado éxito de los dispositivos iOS en el mercado de los videojuegos varias compañías hayan decidido enfocarse exclusivamente en esta faceta de los productos de Apple. Si bien la siguiente noticia no presenta un producto acabo, ofrece un interesantísimo concepto que enamorará a los amantes de los juegos y, especialmente, a aquellos que hayan crecido con títulos como Contra, Tetris y Super Mario: un accesorio que convierte el iPhone en un mando de NES.

Ideado por el diseñador Fabio Basile y publicado en su cuenta de Dribbble, este accesorio aún no cuenta con un nombre oficial, aún es un concepto. Según lo descrito por su autor, una de las cosas que más detesta de los juegos presentados en iOS son los mandos virtuales o digitales que aparecen en pantalla. Es decir, Basile odia no poder controlar «físicamente» a los personajes de los videojuegos por lo que ha pensado en siguiente idea. Básicamente, este accesorio consiste en control dividido en dos partes: una de ellas, la que corresponde a los botones direccionales, se conecta a través de la entrada de auriculares en la parte superior del dispositivo de Apple y, la segunda, la de los botones de acción, se conecta a través del conector de 30 pines ubicado en la parte inferior.

Reitero, este interesante accesorio es todavía un concepto. Aún así, el diseñador está considerando hacerlo realidad y está explorando las posibilidades de iniciar un proyecto Kickstarter:

«¡Mi accesorio ideal para el iPhone! ¡Odio los botones digitales, esto será una compra inmediata!¿Deberíamos empezar una colecta de fondos en Kickstarter? :)»

Toparme con este accesorio, con este concepto, me recuerda a mi primer contacto con los videojuegos de iOS. Recuerdo que en aquel entonces también sentí una sensación extraña, tal vez no muy placentera, al controlar a los personajes con un mando digital: de algún modo me sentí desconectado y extrañé las texturas y los relieves en mis dedos. Si este concepto algún día ve la luz, es probable que invierta unos billetes en él… se lo debo a mi niño interior.¿Qué opinas?¿Ves futuro en este accesorio?