Lo nunca visto señores. Uno ya pensaba que a estas alturas nada lo iba a dejar boquiabierto, pero Roku lo ha conseguido. Quizás la casa Roku no te suene demasiado a este lado del charco, pero por Estados Unidos, es una de las principales suministradoras de equipos especializados en la reproducción de contenidos vía streaming (como Netflix, Hulu y similares). Bueno, pues si hasta ahora sus reproductores ya eran pequeños, con su nuevo Roku Streaming Stick han conseguido llevarlos a la mínima expresión.

Y es que estamos hablando de un simple stick HDMI, que se conecta a la trasera de cualquier televisor y que lo dotará de las más avanzadas prestaciones de reproducción de películas y contenido multimedia del momento. No se cómo lo han logrado, pero los chicos de Roku han sido capaces de meter en ese pequeño espacio: un procesador, la memoria necesaria para manejar todo el sistema y hasta un chip Wi-Fi para que puedas conectarte a tu servicio de televisión preferido sin necesidad de tirar ni un solo cable por la habitación. Y esa es otra, puesto que parece que el equipo se alimenta directamente de la toma HDMI-MHL (un tipo de puerto HDMI especial, que además proporciona tensión de carga suficiente para alimentar a equipos «ajenos» al televisor), por lo que no necesitarás ni un sólo cable para hacer funcionar este maravilloso invento. Eso sí, necesitarás un televisor que cuente con una de esas tomas HDMI-MHL(normalmente los más recientes en salir al mercado).

Por el momento no hay confirmación oficial del precio de este Roku Streaming Stick, pero se rumorea que estará en la línea de lo que Roku está pidiendo por sus equipos de sobremesa. Eso sí, habrá que esperar todavía unos meses para poder hacernos con él, puesto que no saldrá a la venta, hasta la segunda mitad del 2012.