Kinect, esa pequeña revolución tecnológica que ha tenido ocupada a la prensa especializada desde que llegó al mercado, gracias a sus múltiples posibilidades y su infinito potencial a través, en un primer momento de hacks, y posteriormente con el kit de desarrollo oficial, que está en estado de beta desde hace meses, y llegará oficialmente a los desarrolladores el día 1 de febrero. El dispositivo de captación de movimientos para Xbox 360 parece tener mucho futuro por delante en el mundo de los ordenadores, o eso parece pensar Microsoft, que está trabajando con unos curiosos prototipos de ordenador portátil híbrido, que incorporan un compacto Kinect y Windows 8, y permitirían explotar todo el potencial de la plataforma sin tener que adquirir el periférico por separado, ni molestarse con la instalación y configuración.

The Daily, prensa digital directa a nuestro dispositivo móvil, ha conseguido poner sus manos en un par de estos híbridos, fabricados por Asus y que ejecutan una versión previa de Windows 8, y ha contactado con Microsoft para verificar su autenticidad. No solo son prototipos legítimos, sino que cuentan con el apoyo oficial de la firma de Redmond, que estaría probando varias alternativas con laptops que integren el sensor Kinect. Estos portátiles incorporan una serie de sensores en el marco de la pantalla LCD que se ocuparían de capturar los movimientos del usuario para convertirlos en acciones para controlar la interfaz y aplicaciones del sistema operativo.

Microsoft dejó clara su intención de incorporar Kinect a la vida digital de todos los hogares cuando anunció el SDK oficial de Kinect para Windows, junto a una nueva versión para PC del dispositivo de captura de movimientos optimizado para su uso a cortas distancias, de suma importancia en ordenadores personales, de los que no nos suele separar usualmente algo menos de 1 metro. La firma de Ballmer trabaja con multitud de desarrolladores distintos para crear aplicaciones basadas en Kinect para el nuevo Windows 8, que saldrá durante la segunda mitad de este año, de modo que el uso de esta nueva interfaz se integre en el entorno de su sistema operativo para que todo tipo de usuarios lo encuentren útil, y no sólo una «maniobra de marketing» como muchos señalaron cuando Kinect fue anunciado.

Con esta iniciativa, nacería una nueva serie de ordenadores portátiles todo-en-uno con los que podríamos interactuar sin siquiera poner las manos en el ratón o touchpad, tan solo con nuestros gestos o el uso de nuestra voz, que es la máxima que Microsoft persigue desde que en la compañía comenzaron a pensar en las posibilidades de la captura de movimientos. ¿Pantallas táciles? como dijo un sabio «doctor» una vez: «Donde vamos no necesitamos pantallas táctiles»