El desarrollo tecnológico en países con economía emergente esta haciendo que cada vez sean más los países que multiplican su número de usuarios en Internet. Hace poco se sabía que Brasil o India habían ayudado a Facebook multiplicando su base de usuarios locales en unos pocos meses, aunque por supuesto los mismos no se quedan en la red social. Hoy ha sido publicado un nuevo estudio que trata de contabilizar los usuarios que hubo en Internet durante 2011, y la conclusión es que fuimos 2.100 millones de personas, la mayoría, asiáticas.

Se confirma pues, como es lógico, que los territorios emergentes multiplican los usuarios. Los datos son de Pingdom, empresa especializada en medición y monitorización de sistemas de red. El estudio concluye que fueron 2.100 millones de usuarios, y el desglose por regiones quedaría así:

  • Asia – 922.2 millones (44%)
  • Europa – 472.2 millones (23%)
  • Norteamérica – 271.1 millones (13%)
  • Latinoamérica – 215.9 millones (10%)
  • África – 118.6 millones (6%)
  • Oriente Medio – 68.6 millones (3%)
  • Oceania y Australia – 21.3 millones (1%)

Tomando siempre los datos como aproximaciones orientativas, ya que sería realmente difícil saber el número exacto de usuarios conectados, llama la atención que Norteamérica diste tanto de Europa, con casi 200 millones menos de usuarios. Los datos confirman además que territorios como África han multiplicado su número de usuarios, y deja patente que Asia sigue y seguirá siendo el líder, algo propiciado por la grandísima población y porque muchos de sus países también se cuenten entre los que están en pleno proceso de crecimiento.

En el estudio comlpleto se pueden ver además otros datos interesantes, como la existencia de 95.5 millones de dominios .com registrados a finales de 2011, o una recopilación de datos de redes sociales, con trendings de Twitter donde #egypt fue el líder indiscutible de 2011, Facebook llegó a superar los 800 millones de usuarios, o la existencia de 2.400 millones de cuentas de diferentes redes a finales de año también.