Llegamos a una nueva entrega de la Guía de la Semana, un espacio donde aprovechamos para contarles sobre algunos trucos que pueden resultarles útiles a la hora de sentarse frente al equipo. La semana pasada, David les contó sobre cómo migrar a SSD, y en esta oportunidad, nos vamos a concentrar en las posibilidades de navegación que tenemos cuando usamos la caché de Google.

Para aquellos inexpertos, la caché es como una instantánea que toma Google de alguna de sus páginas, y la almacena como un back-up. Luego, cuando realizas una búsqueda por Google, esta caché será lo que use el buscador para decidir si esa página en particular se corresponde al criterio que estás buscando. Pero esta no es solamente su utilidad; quizás sea la principal, pero hay otras que nos pueden venir a mano en muchas oportunidades.

Si bien es cierto que muchas de estas funcionalidades no tienen por qué ser utilizadas todos los días, nos pueden ser útiles en momentos de necesidad. Como siempre, están más que bienvenidos a dejar sus soluciones e ideas en los comentarios, para que también puedan sumarse a esta lista.

Páginas eliminadas o momentáneamente no disponibles

Es posible que muchas veces queramos ingresar a una página web para obtener una cierta información o contenido. Pero, por problemas de servidor, o de otra índole, la página no se encuentra disponible. O, lo que es peor, ha sido eliminada, por lo que podemos dar por perdida esa información que queríamos encontrar, y que Google nos mostraba como una realidad.

Pero no, no es así. Gracias a la caché de Google podemos recuperar la última instantánea que se ha hecho de un sitio en particular, y navegar por esta última versión, aunque el sitio ya no exista más o esté momentaneamente abajo. Una opción ideal para los apurados. También nos permite navegar versiones anteriores del sitio, así que si se trata de nuestra propia página, podremos recuperar contenido perdido.

Páginas bloqueadas en tu país

Uno de los males más grandes de nuestros tiempos en la web es el contenido bloqueado por país. Aunque no tiene nada de malo con las estrategias de comunicación localizadas, muchas veces son utilizadas de forma incorrecta, como por ejemplo, por las grandes discográficas que prohiben que algunos de sus videos sean visualizados por personas en Latinoamérica.

No podemos hacer mucho con la caché en cuanto a los videos, pero si alguna vez nos topamos con un contenido que está bloqueado en nuestro país, podremos accederlo sin problemas ni restricciones desde la caché de Google. Es un dato importante por ejemplo para personas que no pueden entrar a determinadas páginas por restricciones políticas.

Beneficios para SEO

La más grande bondad de la caché de Google es los beneficios que trae para los que hacen SEO (Search Engine Optimization). La lógica que se utiliza en este caso es simple: si Google considera que una página vale la pena como para ser visitada, actualizada, y cacheada varias veces, entonces es porque esa página, y el contenido que contiene, es importante.

Algunas de las cosas que podemos ver gracias a la caché, y que nos ayudarán con SEO, son el orden de los elementos en el sitio (si están correctamente ordenados o no), el uso correcto de los encabezados, si se están interpretando bien las imágenes y si estas mismas tienen títulos adecuados para posicionarse bien, y si los links son visibles, entre muchas otras cosas.

Add-ons y aplicaciones

Existen muchos add-ons para navegadores y aplicaciones que nos permiten exprimir al máximo la caché de Google. Una de ellas, que queremos recomendar aquí, es Google Cache Continue Redux que nos permite examinar de forma continua toda la caché de Google de un sitio. Pero para tener una mejor referencia, hemos elaborado una lista con algunas opciones:

  • Google Cache Tool: esta herramienta revisa las páginas visitadas, para verificar que estén cacheadas, y luego nos muestra el resultado en la barra de estado de Firefox.

  • Firefox Cache It: nos ofrece una forma más simple de acceder a la caché completa que tengamos almacenada en Firefox.

  • Gcache+: nos muestra la última versión cacheada de la página que estamos visitando.

  • Textarea: usando la caché, este add-on para Firefox nos permite guardar una versión en caché de las cosas que estamos escribiendo en un editor WYSIWYG. Ideal para los bloggers con conexiones a internet que dejan mucho que desear.

  • Passive Cache: este add-on usa el servicio de sólo texto de la caché de Google, combinándolo con Archive.org para ofrecernos imágenes «históricas» de los sitios web que estamos visitando. Así podemos ver página en particular sin necesidad de hacer una conexión con el sitio principal.