Con rumores cada vez más fuertes sobre lo que será el futuro iPhone 5 comienzan a surgirnos dudas sobre el aparato. Una de ellas trata la integración de tecnología LTE, ya que antes del lanzamiento del iPhone 4S se creía que éste la incorporaría. La cuestión ahora es si Apple debería presentarnos un nuevo iPhone con LTE o quizá esta tecnología sea aún demasiado “joven” para el teléfono de la compañía.

En Macstories nos plantean un interesante punto de vista, aunque más que interesante es lógico. Sólo hay que hacer números para darse cuenta de la extensión de la conectividad LTE. De los 37 millones de teléfonos que Apple vendió en el último cuatrimestre de 2011, muy pocos acabaron en zonas con LTE, como algunas en Estados Unidos, Dinamarca o Suecia y pocas ciudades en Canadá y Arabia Saudí.

LTE, poco a poco

El proceso de implantar LTE es bastante lento aún, la mayoría de países que consideran su extensión están aún en fases de pruebas, como ocurre en España, donde Telefónica comenzó a ofrecer LTE a modo de prueba en Barcelona y Madrid el pasado mes de septiembre. El consejero delegado de la misma compañía, Julio Linares, afirmaba también que esta conexión sólo se podría usar a través de módems USB y no teléfonos móviles, ya que pocos incorporan LTE.

En Estados Unidos la mayoría de operadores de telefonía han implementado ya esta tecnología en sus redes o lo harán en breve, aunque aun así, tan sólo la mitad de los clientes tendrán acceso a dicha red en 2012. Y eso en Estados Unidos, así que imaginad cuál será el porcentaje en el resto de países.

¿El tamaño importa?

Hace unos días, Gizmodo nos planteaba un interesante punto de vista sobre por qué los teléfonos con Android son más grandes que el iPhone. Un de las razones de las que habla el texto es el tamaño actual de los chips LTE.

Apple no podría ahora mismo integrar el chip en el tamaño de un iPhone 4/4S al ser estos chips más grandes de lo necesario, además de tener un mayor consumo, dos elementos clave para la compañía de la manzana. Es verdad que Apple podría también conseguir o desarrollar nuevos chips más pequeños y con menor consumo, como los nuevos de Qualcomm, pero de nuevo habría que echarle un ojo a la cuota de mercado que el LTE representa.

Conclusiones

La idea de que Apple podría añadir conectividad LTE a sus dispositivos móviles se basa en simples rumores sin apenas fundamento. Quizá el más contrastado sería el de los nuevos chips de Qualcomm, pero esto no quiere decir que los fabriquen en exclusiva para Apple o que estos siquiera vayan a usarlos a corto plazo.

Apple no suele adoptar nuevas tecnologías o estándares según aparecen en el mercado, sino más bien cuando su extensión y popularidad son lo suficientemente grandes.

La compañía podría aceptar hacer excepciones en mercados tan amplios como para que sus ventas sean atractivas, con lo que según la extensión actual del LTE, este puede ser otro gran punto en contra. Si el iPad 3 se presentase en breve con tecnología LTE, ¿quién se beneficiaría de ella durante este año? Seguramente salgamos de dudas en unos meses, o al menos eso esperamos.