Tienen razón, cada vez que comienzo un artículo que guarde relación con Winodws Phone digo que está en crecimiento rápido, pero no es porque sea fanboy, sino porque es cierto y lo demuestran las alianzas y anuncios de empresas como Nokia y EA. Que por cierto, además de alegrarme, también me comienza a preocupar la forma en que lo vienen haciendo.

Con motivo del lanzamiento del Nokia Lumia 900 en exclusiva para EE.UU. se anunció que en febrero habrá disponibilidad para 20 juego de EA primero en la gama Lumia de Nokia. Algo que no parece tener mucha importancia pero que cuando vemos cuáles son los títulos, nos damos cuenta que Windows Phone comienza a mostrar el potencial como plataforma de juegos. En la lista de los primeros juegos que veremos en los teléfonos de Nokia resaltan: Mirror’s Edge, Real Racing 2, Need for Speed: Hot Pursuit, Tiger Woods PGA Tour, Sims Medival, etcétera. Una gran noticia sin duda.

Según la publicación de Nokia, los juegos llegarán primero a los Nokia Lumia por una alianza con EA. No se mencionó a partir de cuando estarán disponibles en el MarketPlace, pero considerando que la llegada del Nokia Lumia 900 está pautado para marzo tentativamente, podemos esperar algo durante esa fecha. Aunque el anuncio de Microsoft también nos da una pista, pues en febrero aseguran que llagarán cinco nuevos juegos en los que se incluye Splinter Cell.

Ahora, lo curioso de todo esto, es lo tarde que llegan estos juegos. Sí, Windows Phone es nuevo y necesita establecerse bien como plataforma de juegos, sin embargo, ahora que Nokia anuncia que los juegos llegarán a los Nokia Lumia primero, podemos tener una respuesta, que también nos conlleva a una pregunta: ¿está comenzando la fragmentación en Windows Phone? ¿se le escapará de las manos el control a Microsoft en cuanto a disponibilidad de productos en su sistema operativo móvil? Esta alianza entre Nokia y EA puede apuntar a que sí. Si esto comienza así, terminará siendo una copia de lo que sucede con Android, a pesar de que por ahora sólo estamos hablando de juegos. Queda claro que Microsoft limita el hardware, exige algunas prestaciones base para mantener un estandar, pero se quiera o no, el tener tantas empresas que porten un producto siempre terminan viéndose decisiones externas a lo que se pensó inicialemente. Quizá se esté exagerando pero así comenzó papa Google y ya no pudo ni con la Google Alliance.