Escondido entre todas las novedades que ha presentado en el CES, MSI guardaba este complejo aparato que ayudará a los ordenadores de Apple a conseguir un rendimiento gráfico bastante superio. La nueva MSI GUS II es una solución de GPU externa para el catálogo de ordenadores equipados con puerto Thunderbolt, que en estos momentos se limita casi en exclusiva a los Macbook e iMac de Apple. GUS II incluye interfaz Thunderbolt y un slot PCI Express, para adaptar GPUs de tamaño completo que de otro modo no podrían funcionar con estos equipos. MSI presentó la primera versión de su GPU externa durante el Computex de 2010, aunque en aquel momento utilizaba interfaz ExpressCard/34, implantada como estándar en los ordenadores portátiles de mayor categoría, pero que ha ido desapareciendo con el tiempo.

Curiosamente, y aunque ahora mismo solo se pueda usar con los dispositivos de Apple, MSI GUS II no incluye soporte para Mac OS X, con lo que solo se puede usar mientras el ordenador ejecuta Windows a través de bootcamp. Con esta solución se conseguiría que los modelos menos avanzados de Macbook o iMac puedan ejecutar aplicaciones y videojuegos con alta exigencia gráfica. Desafortunadamente en este prototipo existe una limitación, y es únicamente se pueden utilizar tarjetas gráficas alimentadas por el propio puerto PCI Express, lo que significa que las unidades de gama media-alta, que exigen un conector de alimentación extra no serían compatibles con el dispositivo, pues carece de tomas auxiliares de corriente dentro de la estructura.

La utilidad de este tipo de herramientas parece limitada, pero en realidad puede ser un gran aliado de muchos profesionales del diseño, la edición de vídeo y fotografía, o expertos en 3D, que encontrarían en esta solución una manera de conservar la movilidad y autonomía de su portátil, pudiendo acudir a ese empuje extra en forma de GPU adicional en los momentos en los que se requiere una mayor potencia gráfica. Por supuesto se espera que cuando la interfaz Thunderbolt se generalice en los ordenadores compatibles, ya sea bajo ese mismo nombre o con un estándar modificado, esta GPU externa pueda utilizarse en un abanico mucho más amplio de ordenadores, pues la interfaz de alta velocidad procura un acceso directo a la CPU y un ancho de banda inigualable, que permitirían sacar todo el provecho a una segunda unidad gráfica.

MSI no ha ofrecido una fecha de lanzamiento, ni tampoco ha querido hablar del precio, de lo que se deduce que estamos ante un producto al que todavía le queda un margen bastante amplio de evolución, al menos hasta conseguir compatibilidad con GPUs que precisen de alimentación externa. Por el momento no deja de ser una promesa, pero una muy interesante. La implementación de Thunderbolt comenzará durante esta primera mitad de año, cuando Intel comience a distribuir junto a Ivy Bridge, los primeros Ultrabooks equipados con esta interfaz de transferencia.