La semana pasada, les presentamos un artículo con los mejores lugares donde descargar libros digitales o ebooks. Una vez que sabemos dónde se pueden descargar, lo más probable es que ingresemos en un frenesí de descargas, acumulando más y más libros en nuestro lector electrónico (¿se puede leer tanto?). Y otra situación que es posible (y casi segura) que pase es que, cuando abrimos uno de nuestros libros en el lector electrónico, este se vea ilegible. ¿Qué ha pasado?

Cuando esto sucede, generalmente se trata de una cuestión de formato, aunque también es posible que sea un archivo corrupto el que hemos descargado. Pero, en la mayoría de los casos, esto sucede cuando metemos un archivo que no corresponde en nuestro lector. Por ejemplo, el PDF. Muchos de los libros electrónicos que dan vueltas por internet están en este formato, pero la mayoría de los reader no los soporta. Sí, podrá mostrarnos el contenido, pero nos mostrará también márgenes gigantes que nos obligarán a hacer zoom en la pantalla para leer cómodamente, y aún así no tenemos garantías.

Imaginemos tratar de ver un detalle en una fotografía de poca resolución. Así se siente leer en un reader un archivo PDF. Pero, ¿qué podemos hacer, cuando gran parte de la oferta de libros está en este formato? La respuesta es simple: convertilos. Y para ello, el mejor programa de su especie es Calibre, un software gratuito que nos permite convertir de cualquier formato de libro a, básicamente, cualquier otro formato que podamos usar. Pero Calibre no es solamente un convertidor, sino que es todo un asistente para que manejemos prolijamente nuestra colección de libros electrónicos.

Antes de comenzar, hagamos una anotación: mencionamos el formato PDF como el que se lee mal, pero ¿cuáles pueden leerse bien? En este caso, mi recomendación es siempre ePub (para gran parte de los lectores electrónicos que hay en el mercado) y .mobi (la extensión utilizada en los libros del Kindle). Mi recomendación en cuanto a equipo es el Kindle, pero hay muchos otros lectores en el mercado que también son muy buenos, y en este caso siempre usan ePub. Calibre puede convertir de ePub a .mobi, y viceversa, en caso de que descarguemos un libro de Amazon y luego el lector no pueda leerlo.

Descargando Calibre

Como dijimos, Calibre es un programa gratuito que está disponible para Windows, Mac y Linux. Podemos descargarlo desde su sitio oficial, donde además encontraremos algunos recursos. No lo he instalado en una PC, pero funciona de la misma manera, exceptuando algunos cambios en la interfaz. El archivo pesa unos 66 MB (para tener en cuenta a la hora de descargar) y cuando está instalado tampoco consume demasiado espacio en nuestro equipo.

Maneja tu biblioteca

Una de las cosas que podemos hacer con Calibre es manejar nuestra colección de libros digitales que se encuentre presente en el ordenador. Pensémoslo como un iTunes para libros. Se nos creará una carpeta de Calibre en nuestros documentos, donde se irán acomodando por autor los títulos. Calibre tiene una forma lógica de organización, y acomoda los libros de acuerdo a Título, Autor, Fecha de agregado, Fecha de publicación, Tamaño, Calificación, Serie, y más. Si lo comparamos con una biblioteca en la vida real, está mucho más organizado, porque tenemos más variables.

Otra utilidad que tiene Calibre es que nos permite ingresar metadata dentro de los archivos. Por ejemplo, podemos agregar etiquetas para facilitar su visualización luego, a través de una búsqueda, y también podemos agregar comentarios, que pueden ser usados para escribir reseñas, notas, una descripción de un libro, y mucho más. Por supuesto, si ese archivo con metadata llega a otra persona, estarán nuestras anotaciones. Y no será de extrañar que encontremos bastante de esto en los archivos que descargamos de internet. En cuanto a metadata, Calibre también incluye las portadas de los libros.

Si no tenemos esta información útil, como título y otras cosas, Calibre utilizará la información disponible que tengamos sobre el ejemplar para hacer una rápida búsqueda en internet y encontrar el resto. Por supuesto, también podemos editar la información manualmente, pues hay muchas probabilidades de que la búsqueda en la Web falle. Como podemos apreciar, es un paquete completo, y no se trata de un mero convertidor. Sin embargo, no vamos a negar que es una de sus cualidades más atractivas.

Convierte tus archivos

Ya hemos mencionado la necesidad que tiene el mundo de los libros electrónicos de tener un convertidor, por la diferencia de formatos existente entre los diferentes lectores. Los formatos input que podemos usar son CBZ, CBR, CBC, CHM, DJVU, EPUB, FB2, HTML, HTMLZ, LIT, LRF, MOBI, ODT, PDF, PRC, PDB, PML, RB, RTF, SNB, TCR, TXT, TXTZ, y los formatos de salida, EPUB, FB2, OEB, LIT, LRF, MOBI, HTMLZ, PDB, PML, RB, PDF, RTF, SNB, TCR, TXT, TXTZ. También tienen una guía muy completa sobre preguntas frecuentes de formato, en este caso, pueden visitarla aquí.

Las funcionalidades de la conversión son varias. Podemos cambiar el tamaño de las fuentes para que se lea bien en el lector, podemos armar una estructura (estamos hablando de separar el libro por capítulos, esto no siempre sucede con los ebooks que descargamos), y una tabla de contenidos. Puede crear, además, una solapa especial para toda la metadata, que puede encontrarse al comienzo del archivo, como una especie de prólogo.

¿Cómo funciona exactamente? Una vez que estamos dentro de la interfaz de Calibre, tenemos varias opciones. En Agregar Libros, podemos subir cuanto archivo compatible tenemos en nuestro ordenador. Luego podemos filtrar todo eso a partir de diferentes variables, como autor, formato, editorial, serie, y más. Esto se verá en la barra lateral izquierda.

Además, podemos marcar libros como favoritos, sincronizarlos con nuestro dispositivo (esto lo ahondaremos más adelante), buscar noticias para descargar desde internet, y también bajar libros en el formato deseado. Para poder comenzar con el proceso de conversión, podemos seleccionar la opción de Agregar Libro, o arrastrar el archivo hasta Calibre. Luego, veremos la opción de Convertir, y ahí se nos dará la lista de formatos de los cuales podemos elegir.

Sincroniza con tu lector

Otra de las bondades que tiene Calibre es que detecta cuando nuestro lector está conectado al equipo y nos ofrece ahorrarnos algo de trabajo, enviando él mismo los libros al lector. Obviamente que podemos hacerlo de forma manual, arrastrando los archivos a la carpeta del lector. Pero con Calibre, una vez que ha sido detectado el aparato, nada más tenemos que apretar la opción de Enviar a Dispositivo (o, en el caso de que lo tengan configurado en inglés, Send to Device).

Como pueden apreciar, no tiene nada de engorroso y Calibre nos hace todo muy fácil. En sí, es un software muy recomendable, y creo que el único que es verdaderamente eficiente a la hora de convertir y manejar ebooks. Si son principiantes en el mundo de los libros electrónicos, es la mejor forma de comenzar de una manera simple.